La embajadora turca regresará a Estocolmo

El ministro de exteriores turco anunció a la prensa que la embajadora turca en Suecia regresará en los próximos días a su puesto en Estocolmo a pesar de la votación sobre el genocidio.

El ministro de exteriores turco, Ahmet Davutoğlu, anunció a la prensa que la embajadora turca en Suecia regresará en los próximos días a su puesto en Estocolmo a pesar de la votación que realizó el parlamento sueco a favor del reconocimiento del genocidio armenio.
 
«La embajadora (Zergün Korutürk) retomará su trabajo esta semana o a principios de la próxima como mucho», declaró Davutoğlu el miércoles al canal de noticias turco CNN Türk, si bien matizó que la misma decisió no se tomaría con respecto al embajador turco en Washington ya que los dos casos son diferentes. «Los suecos se han disculpado claramente», dijo el ministro, que felicitó al gobierno sueco por su postura al tiempo que calificó de «absurda» la votación del parlamento.
 
Justo una semana antes de la votación en el parlamento sueco una comisión del congreso estadounidense había aprobado también una moción a favor de calificar como «genocidio» los sucesos de 1915, causando una serie protesta del gobierno turco, que retiró inmediatamente «sine die» a su embajador en Washington.
El parlamento sueco aprobó por sorpresa el pasado 11 de marzo el reconocimiento de la muerte de miles de armenios durante la I Guerra Mundial como un «genocidio», lo que provocó una inmediata respuesta del gobierno turco ordenando a su embajadora en Estocolmo que regresara a Ankara para consultas por tiempo indefinido. El gobierno sueco mostró desde el primer momento su desconcierto y desacuerdo con la decisión tomada por la cámara; el primer ministro Fredrik Reinfeldt pidió disculpas a Turquía por lo que consideró un acto inapropiado al tiempo que sostuvo que los parlamentos no eran lugar para juzgar la historia.
 
Por su parte el ministro de exteriores sueco Carl Bildt reiteró el apoyo de su gobierno a Turquía y dijo que era «un error politizar la historia». «Por desgracia la decisión del parlamento no facilitará el proceso de normalización entre Turquía y Armenia, ni tampoco el trabajo de la comisión histórica que debería investigar los sucesos de 1915», comentó Bildt.