El presidente turco ofrece sus ‘’sinceras condolencias’’ a los armenios

Erdoğan, que aseguró que Turquía está lista para abrir sus archivos históricos, reiteró que “compartía el dolor” sufrido por los armenios durante un mensaje leído en una ceremonia religiosa en Estambul.

El Presidente de la República Turca, Recep Tayyip Erdoğan, afirmó el viernes compartir “sinceramente” el dolor sufrido por la población armenia durante la I Guerra Mundial en el día en que Armenia conmemora el centenario de lo que considera fue un genocidio cometido contra su población a manos del Imperio Otomano.

“En este día que conlleva una especial significancia para nuestros ciudadanos armenios, una vez más recuerdo respetuosamente a todos los armenios otomanos que perdieron su vida en medio de las condiciones de la Guerra Mundial, y ofrezco mis condolencias a sus hijos y nietos”, declaró el mandatario turco, añadiendo que la República de Turquía fue fundada “no olvidando estos sufrimientos, sino aprendiendo a lidiar con ellos”.

“Déjenme reiterar que somos conscientes de los trágicos eventos experimentados en el pasado por la comunidad armenia, y que sinceramente comparto vuestro dolor. Por favor, no dudéis tampoco que nuestros corazones permanecen abiertos a los nietos de los armenios otomanos fallecidos de todo el mundo”, continuó Erdoğan.

Las palabras de Erdoğan fueron escritas en un mensaje dirigido al patriarca turco-armenio Aram Ateşyan y que fue leído en turco, armenio e inglés durante una ceremonia religiosa por el rito ortodoxo en honor a las víctimas celebrada en la Iglesia Armenia de la Madre María de Estambul. El ministro para asuntos de la Unión Europea, Volkan Bozkır, asistió al acto en representación del gobierno convirtiéndose así en el primer representante del Estado turco en asistir a nivel oficial a un acto de este tipo.

Turquía está lista para abrir sus archivos

Asistiendo a la Cumbre de la Paz celebrada en Estambul como parte de los actos de conmemoración del centenario de la Batalla de Galípoli que se celebra también en estas fechas, y a los que asisten los jefes de Estado de más de una veintena de países (incluyendo Reino Unido, Australia y Nueva Zelanda), el presidente turco insistió en que Turquía siempre ha estado dispuesta a abrir sus archivos históricos sobre los sucesos ocurridos en los años finales del Imperio Otomano, y a aceptar las conclusiones que se adopten en una comisión histórica de expertos internacionales e imparciales, incluyendo la existencia de un genocidio contra los armenios.

Me gustaría dirigirme a la Unión Europea. Nos han aconsejado que abramos nuestros archivos. Yo siempre he dicho que estamos listos a abrirlos”, recalcó Erdoğan, añadiendo que había millones de documentos y que Turquía estaba dispuesta también “a abrir nuestros archivos militares” y ponerlos a disposición de cualquiera, pidiendo a Armenia y a otros países que hicieran lo mismo.

El presidente turco volvió a calificar las alegaciones de que los turcos-otomanos cometieron un genocidio contra los armenios como carentes de fundamento, reiterando que la cuestión no debería ser discutida por políticos sino por historiadores. Erdoğan, que subrayó que Turquía no tiene ningún problema con el pueblo armenio, acusó a la diáspora armenia de sembrar la controversia con sus acusaciones y de obstaculizar el proceso de reconciliación entre los dos países.

Críticas a Rusia y Francia

Por su parte el primer ministro turco Ahmet Davutoğlu criticaba horas antes la asistencia del presidente ruso Vladimir Putin y de su homólogo galo François Hollande a los actos celebrados el viernes 24 de abril en Ereván en conmemoración del genocidio armenio, señalando que su participación sembraba dudas sobre la imparcialidad del llamado Grupo de Minsk (co-presidido por Rusia, Francia y Estados Unidos).

“Esperamos del Grupo de Minsk, que media en el conflicto de Nagorno Karabaj entre Azerbaiyán y Armenia, que se comporte de forma objetiva ante la postura armenia de utilizar (políticamente) estos acontecimientos”, dijo Davutoğlu después de que tanto Putin como Hollande usaran el término “genocidio” para referirse a las muertes de armenios en la I Guerra Mundial.