La AIEA sugiere que Turquía sea el destino del uranio iraní

El director de la Agencia Internacional para la Energía Atómica, Mohamed ElBaradei, ha sugerido que el uranio enriquecido fabricado por Irán sea enviado a Turquía en lugar de a Rusia.

El director de la Agencia Internacional para la Energía Atómica, Mohamed ElBaradei, ha sugerido que el uranio enriquecido fabricado por Irán sea enviado a Turquía en lugar de a Rusia, en un intento por tratar de desbloquear las negociaciones con Teherán sobre su controvertido programa nuclear.
 
Irán decidió este sábado rechazar la propuesta de las potencias occidentales según la cual el gobierno iraní enviaría la mayoría de sus existencias de uranio enriquecido a un tercer país -Rusia- y a cambio recibiría ese uranio ya reprocesado listo para ser usado como combustible en reactores civiles en sus centrales nucleares. De este modo se eliminaría cualquier sospecha de países como Estados Unidos, que acusan a Irán de querer procesar el uranio para fabricar cabezas nucleares.
Tras conocer la noticia, ElBaradei propuso que ese tercer país de destino del uranio para ser procesado fuese Turquía, y no Rusia como habían planteado en un principio las potencias occidentales que negocian con el régimen de Teherán. «Iran tiene una gran confianza en Turquía. Debería funcionar», declaró ElBaradei a la prensa, agregando además que Estados Unidos estaría también a favor de la propuesta ya que Washington mantiene también muy buenas relaciones con Turquía.
 
Fuentes diplomáticas turcas dijeron que no habían recibido ninguna propuesta oficial al respecto, un extremo que fue confirmado por el propio ElBaradei, quien mostró no obstante su convencimiento de que Turquía aceptaría recibir el uranio bajo custodia y supervisión de la AIEA por el bien de las negociaciones. «Hay una desconfianza total por parte de Iran», aseguró el director de la AIEA, quien recalcó que Rusia ya ha advertido al régimen iraní de nuevas y duras sanciones si no somete a una supervisión internacional su programa nuclear.
Prueba de esa desconfianza es que las autoridades iraníes han expresado públicamente su preocupación porque de aceptar el acuerdo podrían entregar su preciado uranio sin recibir nada a cambio. «No queremos dar parte de nuestros 1.200 kilos de uranio enriquecido para recibir combustible con un 20% de enriquecimiento», comentó un portavoz iraní. «Esta opción de entregar nuestro uranio enriquecido gradualmente o de una sola vez, está descartada por ahora», agregó la misma fuente.
No obstante, y sin esperar a conocer la respuesta de Ankara, horas después de conocer la propuesta de ElBaradei el gobierno iraní parecía rechazar la posibilidad de enviar su uranio enriquecido -susceptible de ser utilizado en armas nucleares- a Turquía, alegando que se trataba de una propuesta oportunista que ya había sido sugerida anteriormente. «Esta propuesta que fue hecha por el jefe de la AIEA, fue rechazada hace mucho tiempo en su momento por las autoridades iraníes», comentaron a la prensa fuentes diplomáticas iraníes.