GRECIA RECURRIRÁ EL VEREDICTO A FAVOR DE SU MINORÍA TURCA

EL TRIBUNAL EUROPEO DE DERECHOS HUMANOS CONDENÓ DURAMENTE A GRECIA POR CERRAR DOS ASOCIACIONES DE LA MINORÍA TURCA EN TRACIA OCCIDENTAL

La ministra de asuntos exteriores griega Dora BAkoyannis manifestaba hace pocos días durante una conferencia de prensa la decisión del gobierno griego de apelar una reciente decisión del Tribunal Europeo de Derechos Humanos (TEDH), en la que se condenaba a Grecia por dos demandas interpuestas contra el gobierno griego por miembros de la minoría turca del país. El veredicto, emitido el pasado mes de abril, condenaba a clausura por parte de los tribunales griegos de las asociaciones que la minoría turca tiene en la Tracia Occidental.

Bakoyannis declaró sobre la reciente decisión del TEDH que el gobierno griego apelaría el veredicto tras haberlo analizado detenidamente, si bien no quiso hacer más declaraciones ni pronunciarse sobre otras cuestiones en relación a la condena emitida por el tribunal europeo. La ministra de exteriores griega aprovechó no obstante para defender la política de Atenas hacia sus minorías asegurando que esta estaba en línea con los principios y valores de la Unión Europea.

Paradójicamente, Bakoyannis sí aprovechó la polémica sobre el reciente veredicto contra el gobierno griego por su actitud hacia la minoría turca para criticar a Turquía, a quien acusó de no mantener -como país candidato- una política hacia sus minorías en línea con los principios de la UE.

Hülya Emin y otras seis personas apelaron en 2005 ante el Tribunal Europeo de Derechos Humanos la decisión del gobierno griego de cerrar la Asociación Cultural de Mujeres Turcas, fundada en marzo de 2001. También Galip Galip y siete de sus compañeros decidieron apelar ese mismo año ante el alto tribunal europeo, después de que otras dos asociaciones de la minoría turca en Grecia (el Sindicato Turco de Xanthi, y la Asociación de Graduados Universitarios de la Minoría Turca de Tracia Occidental) fueran también clausuradas en la región griega de Komotini.

Grecia viola la legislación

El Tribunal Europeo de Derechos Humanos declaró el pasado abril en su sentencia que Grecia había violado la Convención Europea de Derechos Humanos en su Artículo 11, que regula el derecho de organización. Además el tribunal subrayó que Grecia había violado también el Artículo 6º de la convención sobre el derecho a un juicio justo, al prolongar innecesariamente la duración de los juicios iniciados en el país heleno contra estas asociaciones.

En su razonamiento legal, el TEDH declaró que los impedimentos y obstáculos contra el trabajo de las asociaciones para promocionar su propia cultura étnica constituyen una amenaza para una sociedad democrática, así como que las minorías de diferentes culturas son una realidad histórica y que deberían ser bienvenidas y protegidas con la tolerancia de una sociedad democrática de acuerdo a las leyes internacionales.

Los tribunales turcos que emitieron los veredictos contra las asociaciones turcas basaron sus sentencias en el hecho de que estas se definían así mismas como una \»minoría turca\», en lugar de utilizar el término comúnmente empleado en Grecia de \»minoría musulmana\». Si bien el alto tribunal no estipuló ninguna indemnización por la primera demanda, sí que lo hizo en la segunda, ordenando al estado griego el pago de 8.000 euros por daños y perjuicios a Galip y sus compañeros.

No es la primera denuncia

Los turcos de Tracia Occidental (o Batı Trakya Türkleri, en idioma turco) forman la mayor parte de lo que en Grecia se denomina \»musulmanes de Tracia\», un término un tanto ambiguo con el que el gobierno griego engloba a todas las comunidades musulmanas de la antigua Tracia Otomana, que en la actualidad se divide entre Grecia, Bulgaria y Turquía. Según la organización Human Rights Watch, la llamada \»minoría musulmana\» de Grecia se compone de al menos 120.000 personas, de las cuales la inmensa mayoría son y se consideran de etnia turca.

Sin embargo, utilizando el eufemismo \»minoría musulmana\» el gobierno griego lleva décadas poniendo obstáculos al libre desarrollo de su lengua y cultura, no reconociendo oficialmente la existencia de \»turcos\» en su territorio y persiguiendo a entidades y asociaciones que se califiquen como tales. Human Rights Watch lleva denunciando al menos desde 1990 reiterados y graves incumplimientos del gobierno griego en sus obligaciones legales con esta minoría, incluyendo negación de fondos para la educación, discriminación laboral y religiosa, acoso policial, restricciones a la libertad de expresión, expropiaciones de tierras, etc.