Gobierno y oposición se reúnen para buscar una solución a la cuestión kurda

Los líderes de los dos principales partidos políticos de Turquía se reunirán el miércoles en Ankara para abordar las posibles soluciones a lo que ambos consideran uno de los principales problemas del país: la cuestión kurda.

Los líderes de los dos principales partidos políticos de Turquía, el gobernante Partido de la Justicia y el Desarrollo (AKP) y el opositor Partido Republicano del Pueblo (CHP), se reunirán el miércoles en Ankara para abordar las posibles soluciones a lo que ambos consideran uno de los principales problemas del país, la cuestión kurda, y tratar de poner fin a la violencia en un momento en que el grupo terrorista PKK parece iniciar una nueva campaña de ataques y secuestros.

El primer ministro y líder del AKP Recep Tayyip Erdoğan será el anfitrión de la reunión, que comenzará en la sede de su partido en Ankara el miércoles en torno a las 15:00 horas a petición del principal partido de la oposición, que recientemente presentó un documento de 10 puntos que supuestamente pretende abordar un nuevo enfoque al problema kurdo. Si bien tanto Erdoğan como el presidente del CHP, Kemal Kılıçdaroğlu, se han reunido en varias ocasiones desde que este último fuera elegido como nuevo líder de la formación kemalista tras el escándalo que forzó la dimisión de su predecesor, Deniz Baykal, ésta será la primera vez que Kılıçdaroğlu acuda a la sede del AKP.

Si bien el primer ministro turco ha accedido a la reunión, en declaraciones hechas a la prensa el domingo desde la ciudad suroriental de Şanlıurfa en el marco de una serie de mítines de su partido por la región sureste de Anatolia -precisamente donde habita una mayoría de población kurda-, Erdoğan se mostró precavido acerca del encuentro. «No tengo prejuicios. Tengo que ver este documento de diez artículos», explicó a los periodistas.

«Esperamos que ellos (el CHP) vengan a nosotros esta vez con un enfoque diferente», dijo no obstante el líder del AKP, recordando cómo el CHP no apoyó la llamada «iniciativa democratizadora kurda» puesta en marcha por su gobierno en 2009 y que brindó una serie de derechos para el uso del kurdo -que no es lengua oficial en Turquía- en ámbitos oficiales y públicos, incluyendo un canal estatal (la TRT-ses o TRT-6) en lengua kurda, el uso de una doble toponimia, la apertura de licenciatura en filología kurda en varias universidades, o la posibilidad de realizar actos de propaganda electoral en kurdo, entre otras medidas.

Dos altos cargos del CHP, Faruk Loğoğlu y Sezgin Tanrıkulu, elaboraron un documento de 10 puntos que presentaron la semana pasada ante el presidente del parlamento Cemil Çiçek; en él se incluían entre otros puntos la creación de una comisión parlamentaria que consensuara una solución al problema kurdo y vinculado a un grupo designado de «hombres sabios» sobre esta cuestión, dando una importancia preponderante al parlamento en la búsqueda de soluciones a la violencia y el terrorismo.

«¿Por qué no ha podido resolverse este problema en los últimos 25 ó 30 años? ¿Por qué no se ha podido acabar con el terrorismo? La única responsabilidad para esto tiene que ver con la política a nivel institucional», declaró Kılıçdaroğlu el domingo durante una convención de su partido en la ciudad de İzmir, en la costa del Egeo. «El nuevo CHP continuará trayendo nuevas ideas y propuestas para la solución de los principales problemas de Turquía», añadió.

La particular iniciativa del principal partido de la oposición ha recibido también el apoyo del Partido de la Paz y la Democracia (BDP), formación nacionalista kurda con una treintena de diputados en la Asamblea Nacional Turca (que posee 550 escaños) y cuyos votantes son principalmente ciudadanos turcos de origen kurdo. «Por primera vez en su historia, el CHP está dando pasos en la dirección de una solución a la cuestión kurda. Nadie debería acabar con esta iniciativa», declaró también el domingo el co-presidente del BDP, Selahattin Demirtaş, en unas declaraciones realizadas a la televisión pública de Turquía, la TRT. «Crear una comisión en el parlamento y un comité de hombres sabios del parlamento podría abrir una nueva puerta hacia la solución», añadió Demirtaş.

Quien ha expresado su total rechazo a la iniciativa ha sido el líder del Partido del Movimiento Nacional (MHP, tercera fuerza en el parlamento), Devlet Bahçeli, quien se negó a reunirse con el CHP para tratar un tema que para la formación nacionalista tiene un enfoque falso.

«Nunca hablaremos con nadie en el contexto del 'problema kurdo' «, explicó el presidente del MHP. «Referirse al terrorismo como el llamado 'problema kurdo' sirve al separatismo», declaró Bahçeli el martes durante una reunión con diputados de su partido, añadiendo que la iniciativa del «nuevo CHP» sólo sirve a los intereses del grupo terrorista PKK.