Turquía, inflación y lira turca

Erdoğan promete reducir la inflación tras el máximo histórico del IPC

Erdoğan anunció ayudas económicas y aumentos de salarios para funcionarios y pensionistas, tras alcanzar la inflación interanual el 36%.

El presidente turco Tayyip Erdoğan prometió reducir la inflación por debajo del 10% en un discurso pronunciado ayer por la noche tras una reunión con su gabinete de ministros en Ankara, y después de que los últimos datos económicos mostraran que la inflación interanual en Turquía alcanzó el mes pasado el 36%.

“Sentimos ver que nuestra inflación anual ha alcanzado el 36%”, dijo Erdoğan. “Sin embargo, como un gobierno que logró reducir la inflación al 6%, repetiremos nuestro éxito para proteger a los ciudadanos turcos de los problemas financieros”, añadió el presidente turco, quien anunció medidas para apoyar económicamente a los trabajadores, las familias, los estudiantes y los jubilados frente a la tremenda subida de los precios, y que se suman al aumento del salario mínimo.

El mandatario turco también aprovechó la ocasión para anunciar un incremento salarial para los funcionarios, así como de las pensiones. “El incremento salarial total para los funcionarios públicos será del 30,5%, y nuestros jubilados verán un incremento en las pensiones basado en la inflación”, dijo Erdoğan, asegurando que ningún pensionista en Turquía cobrará menos de 2.500 liras (unos 165 euros).

Erdoğan se ha visto obligado a prometer reducir la inflación por debajo del 10% -un objetivo que no parece factible, al menos, para 2022- para salir al paso de los últimos datos publicados ayer por el Instituto Estadístico Turco (TÜİK), que revelan que el IPC interanual se incrementó un 36,08% en diciembre: una cifra que supera en más de 6 puntos las previsiones de los analistas, y que supone el mayor incremento inflacionario en 19 años, concretamente desde septiembre de 2002.