El primer ministro griego Antonis Samaras visita Turquía

El mandatario heleno llegó el lunes al país euroasiático con la mejora de los lazos económicos y cuestiones candentes como la disputa en el Egeo o el conflicto sobre Chipre como principales puntos a tratar.

 

El primer ministro de Grecia, Antonis Samaras, llegó el lunes a Estambul para una visita oficial a Turquía con el estímulo a los intercambios comerciales y la mejora de las relaciones bilaterales como principales puntos de su agenda.

Samaras se reunió en el Palacio Tarabya de Estambul con el Presidente de la República Turca, Abdullah Gül, que recibió al mandatario griego con la presencia también del ministro de exteriores turco Ahmet Davutoğlu y el ministro de Turquía para la UE, Egemen Bağış. En el encuentro, que duró menos de una hora, el primer ministro griego destacó que los lazos entre los ciudadanos de ambos países son mayores cada día como reflejo del acercamiento creciente entre los dos países vecinos.

Por su parte el presidente turco Abdullah Gül destacó que las relaciones económicas y comerciales entre Turquía y Grecia avanzaban a buen ritmo y que el volumen comercial bilateral había sumado cerca de 4.000 millones de euros en 2012. En un comunicado de prensa emitido por la oficina de la presidencia se indicó además que Samaras alabó el “exitoso desarrollo económico” de Turquía en los últimos años al tiempo que aseguró que Atenas seguía muy de cerca el proceso de reformas políticas en el país euroasiático.

Samaras, que asistirá en Turquía a un foro empresarial turco-griego, se reunió posteriormente a puerta cerrada con su homólogo turco Recep Tayyip Erdoğan, en una reunión que se prolongó durante más de una hora.

En la conferencia de prensa conjunta que ambos líderes ofrecieron posteriormente, el primer ministro heleno subrayó la necesidad de que ambos países respeten la legislación internacional y la soberanía nacional para solucionar sus problemas y avanzar en sus relaciones, en lo que fue interpretado como una referencia a la disputa que ambos estados mantienen respecto a la extensión de las aguas territoriales en el Mar Egeo.

“La regla de oro para que estos esfuerzos (de reconciliación) tengan éxito es un respeto mutuo por las leyes internacionales y la protección de la soberanía nacional”, dijo Samaras, que destacó el momento crítico que atravesaban las relaciones entre los dos países y recalcó que Atenas siempre había apoyado la idea de una Turquía integrada en la Unión Europea, lo que a su juicio convertirá a Ankara en un “mejor vecino”.

Respecto al conflicto en la dividida isla mediterránea de Chipre –que desde 1974 está separada en una mitad sur de mayoría griega y una norte de mayoría turcochipriota- Samaras insistió en que el problema debe ser resuelto en línea con las resoluciones del Consejo de Seguridad de Naciones Unidas para beneficio de la estabilidad en la región. El mandatario griego agregó que un acuerdo justo sobre Chipre no sólo mejoraría la cooperación y las relaciones con sus vecinos sino que abriría la puerta de la UE a Turquía.