El parlamento aprueba la reforma del poder judicial, el CHP la recurrirá

El parlamento turco aprobó finalmente la reforma del Artículo 23 de la Constitución, que establece la nueva estructura del máximo órgano de poder de los jueces y fiscales.

El parlamento turco aprobó finalmente la reforma del Artículo 23 de la Constitución, que establece la nueva estructura del máximo órgano de poder de los jueces y fiscales, logrando así sacar adelante los dos artículos clave para la reforma judicial perseguida por el AKP, aunque la oposición ya ha anunciado que llevará la decisión del parlamento ante el Tribunal Constitucional.
 
El Artículo 23, que establece cambios en la estructura del Consejo Supremo de Jueces y Fiscales (HSYK) fue aprobado el miércoles en la segunda ronda de votación por 334 votos a favor y 73 en contra. El día antes, martes, el parlamento había dado también el visto bueno al otro artículo clave para la reforma judicial perseguida por el AKP, el nº 17, que prevé cambios en el funcionamiento del Tribunal Constitucional y fue aprobado por 337 votos, siete más de los necesarios.
 
El rechazo el lunes del Artículo 8 (referido a las condiciones para ilegalizar partidos políticos en Turquía) había supuesto un duro varapalo para el paquete de reformas constitucionales con las que el AKP quiere acercar a Turquía a los estándares de la UE, y había puesto en jaque la aprobación de los dos artículos referidos a la reestructuración del poder judicial. El visto bueno del parlamento desató el júbilo entre los diputados del AKP presentes en la cámara, conscientes de que se abre un camino para lograr sacar adelante numerosas reformas que han quedado estancadas debido al bloqueo del poder judicial.
 

El CHP recurrirá al Tribunal Constitucional

La noticia no fue recibida sin embargo igualmente por el principal partido de la oposición, el CHP. Su líder, Deniz Baykal, que había ofrecido al gobierno apoyar el paquete de reformas constitucionales precisamente si se retiraban estos dos artículos (evitando así que el AKP tenga que someterlas ahora a referéndum al no alcanzar los votos necesarios), anunció poco después que recurrirían la totalidad del paquete de reformas ante el Tribunal Constitucional.
 
A la iniciativa se sumarán siete diputados independientes y otros seis del Partido de la Izquierda Democrática (DSP), que planean presentar la demanda ante el alto tribunal a principios de la semana que viene, cuando el proyecto sea devuelto al gobierno para su publicación en el Boletín Oficial del Estado. Pero si todo va según los planes del AKP y no hay imprevistos, el paquete de reformas será sometido a votación de los ciudadanos de Turquía el próximo 18 de julio.