Mehmet Şimşek, ministro turco

El gobierno revisa al alza su estimación de crecimiento económico en 2015 hasta el 4%

Para 2016, el responsable de economía del gobierno turco prevé que la economía crezca al 4,5%. La reducción de la inflación y del desempleo serán dos de las prioridades del ejecutivo.

El vice primer ministro turco y responsable de economía, Mehmet Şimşek, anunció el lunes durante la presentación del programa económico para el período 2016-2018 que las últimas estimaciones apuntan a que la economía turca creció un 4% durante el pasado 2015, frente al 3% establecido anteriormente.

Durante la presentación, en la que estuvo acompañado por el ministro de finanzas Naci Ağbal y el ministro de desarrollo Cevdet Yılmaz, Şimşek añadió que las previsiones del ejecutivo son que el PIB crecerá al 4,5% en 2016, y al 5% en 2017 y 2018. “Las prioridades clave de este programa son la disciplina financiera, el aumento del potencial de crecimiento, la reducción de la inflación, y una mayor reducción del déficit público”, señaló.

Refiriéndose al Plan de Acción para 2016, Şimşek destacó que el objetivo del programa es convertir a Turquía en un país de altos ingresos por medio de un crecimiento fuerte y sostenible que beneficie a todos los sectores de la sociedad. En este sentido, el responsable de economía del gobierno turco recordó las últimas reformas en el mercado laboral que incluyen una subida de un tercio del salario mínimo, una mayor flexibilidad laboral, una reforma en el pago de indemnizaciones, la creación de oficinas de empleo privadas, o el establecimiento de programas de formación y de reclutamiento de trabajadores cualificados en el extranjero.

De cara al presente año, Şimşek prevé que la economía crezca un 4,5% de media principalmente sustentada en la demanda interna, aunque apoyándose también en la demanda exterior y en la recuperación de la estabilidad política en el país. Para 2017 y 2018 la previsión es que la economía turca crezca al 5% con el mantenimiento de las inversiones públicas y privadas y una gestión eficiente, añadió el ministro.

Şimşek subrayó además que una de las prioridades del gobierno en materia económica sigue siendo la reducción de la inflación. “En el programa económico a medio plazo (para 2016-2018), trabajaremos más duro para reducir la tasa de inflación al 5%”, declaró. Otro objetivo es también reducir la tasa de desempleo en al menos 0,6 puntos para 2018: “El índice de paro que predecimos alcanzar en 2015 del 10,2%, descenderá al 9,6% al final del programa económico, en 2018”, aseguró.

El responsable de economía de Turquía también auguró un período de recuperación económica en Europa que contribuirá positivamente al crecimiento en Turquía. “Se espera que el crecimiento en la Eurozona se recupere en el período inminente. Eso naturalmente son buenas noticias para Turquía, porque la Unión Europea es el principal socio comercial de Turquía… Cuando tenemos en cuenta los próximos tres años, la contribución de los países en desarrollo al crecimiento global se reducirá, mientras que la contribución de los países desarrollados aumentará”, apuntó Şimşek.