El general Al-Sisi se proclama vencedor en las presidenciales de Egipto

El militar que derrocó en julio de 2013 al presidente electo Mohamed Morsi habría obtenido el 93% de los votos, en unas elecciones marcadas por la escasa participación y cuyo resultado ya se conocía de antemano.

El general Abdel Fattah al-Sisi, quien protagonizó el golpe que en julio de 2013 derrocó al ex presidente electo Mohamed Morsi -el primer presidente egipcio elegido en unas elecciones libres en Egipto-, se proclamó el jueves vencedor de los comicios presidenciales celebrados esta semana en el país con unos resultados oficiales que le conceden más del 90% de los sufragios.

La victoria de Al-Sisi, que se situaría en el 93,3% de los votos frente a su único rival en la competición, estaría lastrada sin embargo por el boicot de los Hermanos Musulmanes y una bajísima participación que apenas ha superado el 40% del electorado, poniendo en cuestión la legitimidad del militar, cuyos seguidores creen que traerá estabilidad política y crecimiento económico a Egipto.

El escaso interés de los votantes -sólo el 44,4% de los 54 millones de egipcios con derecho a voto han acudido a las urnas- ha sido de hecho la principal noticia a destacar de estas elecciones en las que la victoria del militar que derrocó a Morsi se daba ya por hecha; aun así se ha quedado muy por debajo del 80% de participación que esperaban las autoridades egipcias, o del 52% registrado en los comicios que dieron la victoria a Mohamed Morsi en 2012.

Ante la pobre participación, el gobierno egipcio decidió prolongar un día más las elecciones presidenciales iniciadas el lunes y que, en principio, estaba previsto que concluyeran el martes. De nada sirvió sin embargo que las urnas volvieran a abrirse el miércoles o que el martes fuera declarado festivo nacional con el objetivo de animar a los ciudadanos a acudir a votar.

La decisión de prolongar un día más los comicios fue rechazada por el único rival de Al-Sisi en la contienda, el candidato de izquierdas Hamdeen Sabahi, que había quedado en tercer lugar en las presidenciales de 2012 y que en esta ocasión tuvo que conformarse con el 3% de los votos, según los resultados oficiales. Otro 3,7% de las papeletas fueron declaradas nulas.

Al-Sisi sustituirá ahora al presidente interino Adli Mansur, antiguo presidente del Tribunal Constitucional y que el propio Al-Sisi puso al frente del gobierno tras la intervención militar que derrocó a Morsi el 3 de julio de 2013. La celebración de elecciones presidenciales representa el segundo paso de la «hoja de ruta» que, una vez más Al-Sisi, había fijado tras el golpe, y que está previsto que concluya con unas elecciones parlamentarias a celebrar a finales de este año.