Detectadas en Turquía las variantes brasileña y sudafricana del coronavirus

Los contagios por coronavirus han vuelto a aumentar y superan los 8.000 positivos diarios. Aumentan a 23 las provincias de Turquía con presencia de las nuevas cepas del virus.

El ministro de Salud de Turquía, Fahrettin Koca, confirmó a última hora del miércoles que se habían detectado en el país varios casos de las variantes brasileña y sudafricana del coronavirus, que los científicos sospechan que podrían ser más contagiosas y letales que la detectada en Reino Unido.

Según explicó Koca tras asistir a una reunión del Consejo Científico del Coronavirus, por ahora se habrían detectado dos casos positivos de la variante sudafricana y uno de la cepa brasileña, mientras que el número de contagios detectados hasta la fecha de la variante británica asciende ya a 196.

“Los pacientes que contrajeron las variantes del virus, así como sus contactos, han sido puestos en cuarentena”, dijo el ministro, subrayando que los contagios diarios de coronavirus están volviendo a aumentar tras varias semanas de descenso continuo. “El aumento de las infecciones nos exige actuar aún con más precaución. Permanezcamos alejados de lugares concurridos y evitemos las multitudes”, advirtió Koca.

Según las autoridades sanitarias turcas, hasta la fecha se han detectado mutaciones del coronavirus en 23 de las 81 provincias del país; la semana pasada el número de provincias de Turquía con casos de las nuevas cepas del SARS-CoV-2 era de 17, con 129 positivos confirmados con la variante británica.

Los contagios por coronavirus vuelven a incrementarse

Durante la última semana el número de contagios diarios en Turquía ha pasado de rondar los 6.000 casos diarios -lo que había llevado al gobierno a anunciar una relajación de las restricciones– a superar los 8.000 positivos al día. En las últimas 24 horas se han detectado 8.101 nuevos casos, 632 de ellos pacientes con síntomas, y se registraron otros 117 fallecidos por COVID-19, ascendiendo a 26.354 el total de muertos desde el inicio de la pandemia.

Hasta la fecha Turquía ha vacunado a unos 2,5 millones de personas, principalmente personal sanitario y mayores de 65 años. El país ha suspendido los vuelos con varios países para evitar la llegada de nuevas mutaciones de la COVID-19 y ha comenzado a realizar tests adicionales a los casos positivos de coronavirus para detectar si están contagiados con las variantes británica, brasileña o sudafricana del coronavirus.