crisis en el fútbol turco

Crisis en el fútbol turco: el Istanbulspor abandona el partido en protesta por el árbitro

El fútbol turco, que aún intenta recuperarse del escándalo internacional tras la salvaje agresión a un árbitro que le ha costado una suspensión de por vida al presidente del Ankaragücü, vivió ayer un nuevo momento de crisis precisamente el día en que se reanudaban las competiciones de fútbol en Turquía tras la suspensión decretada por la TFF: fue en el tercer partido disputado de la 17ª jornada de la Superliga cuando el Istanbulspor, equipo colista con solo 8 puntos sumados esta temporada, abandonaba el terreno de juego a falta de 17 minutos para que se cumpliera el tiempo reglamentario, en protesta por una decisión arbitral.

Fue el propio presidente del Istanbulspor, Ecmel Faik Sarıalioğlu, quien dio la orden a los jugadores para que abandonaran el cesped y dieran por finalizado el partido después de que Paul Onuachu marcara un gol en el minuto 68 que puso por delante a su rival, el Trabzonspor: la jugada del gol se produjo en una salida a la contra del equipo del Mar Negro, después de que los jugadores del Istanbulspor pidiesen un minuto antes penalti por un derribo en el área a Florian Loshaj que el árbitro, Ali Şansalan, no consideró falta. 

El presidente del Istanbulspor, molesto con el rumbo del partido, dio entonces el aviso de que el equipo abandonaba el partido en protesta por la decisión del árbitro, pese a que varios jugadores intentaron persuadirlo de que no lo hiciera, incluyendo el defensa Simon Deli, que llegó a pedírselo de rodillas. “Es un día triste para el fútbol turco… Esperaremos la decisión de la Federación”, declaró el entrenador del Trabzonspor, Abdullah Avcı.