invasión de campo durante el partido Trabzonspor-Fenerbahçe

Conmoción en Turquía por los incidentes en el partido Trabzonspor-Fenerbahçe

El partido de la 30ª jornada de la Superliga turca que enfrentó ayer al Trabzonspor y al Fenerbahçe en la ciudad turca de la costa del Mar Negro, se convirtió en una batalla campal entre aficionados locales y jugadores del equipo de Estambul que ha copado portadas en medios turcos e internacionales.

Tras remontar el Trabzonspor dos goles en contra en la segunda parte, el Fenerbahçe se aseguró una victoria por 2-3 gracias a un gol de Batshuayi a solo 3 minutos para el final. Ya tras el primer gol del Fener un objeto lanzado desde la grada alcanzó al entrenador del equipo, İsmail Kartal, que tuvo que ser tratado del golpe, y durante todo el encuentro se repitieron los lanzamientos de objetos y botellas de agua por parte de la afición del Trabzonspor, lo que obligó al árbitro Halil Umut Meler a suspender el juego en varias ocasiones hasta que el público se calmase.

Pero fue precisamente tras acabar el partido y mientras los Canarios Amarillos intentaban celebrar su victoria en el centro del campo, cuando se desataron los incidentes de los que se han hecho eco todos los medios: en ese momento un gran número de hinchas del Trabzonspor saltaron al césped, y pese a los intentos por detenerlos varios de ellos llegaron a agredir a los jugadores y al cuerpo técnico del Fenerbahçe, que a su vez también respondió con patadas y puñetazos. Finalmente los jugadores del Fener pudieron abandonar el terreno de juego pero solo tras la intervención de decenas de efectivos de seguridad.

İsmail Kartal: “El partido debería haber sido cancelado”

El entrenador del Fenerbahçe, İsmail Kartal, lamentó que el colegiado no hubiese actuado con más contundencia tras los primeros incidentes protagonizados por la afición local. “El partido debería haber sido cancelado. A pesar de lo ocurrido, los árbitros no lo suspendieron. Me hubiese gustado que nada de esto hubiese ocurrido”, comentó tras el partido.

Por su parte Abdullah Avcı, técnico del Trabzonspor, lamentó también los incidentes y la crisis que vive el fútbol turco por las agresiones en los partidos y la violencia contra los árbitros. De hecho, el árbitro Halil Umut Meler no es ajeno a esta situación, ya que él mismo sufrió una agresión salvaje tras un partido a manos del presidente del Ankaragücü, que fue suspendido de por vida.

Reacciones en la Federación Turca de Fútbol y en la FIFA

A raíz de estos lamentables sucesos, la Federación Turca de Fútbol (TFF) emitió un comunicado de condena, y prometió aplicar duras sanciones a los implicados una vez se complete la investigación. El propio ministro del Interior de Turquía, Ali Yerlikya, ha tomado cartas en el asunto y ha anunciado la detención de al menos una docena de individuos, incluyendo no solo los que invadieron el campo sino también quienes arrojaron objetos contra el entrenador y los jugadores del Fenerbahçe.

Fuera de Turquía, la FIFA reaccionó también este lunes a los incidentes en el partido Trabzonspor-Fenerbahçe, y su presidente Gianni Infantino emitió un comunicado condenado duramente los actos de violencia tras el encuentro, que calificó como algo “absolutamente inaceptable”. “No hay lugar para semejante comportamiento, tanto dentro como fuera del terreno de juego, ni en nuestro deporte ni en nuestra sociedad”, declaró el presidente de la FIFA.