Comienza la reconstrucción en Elaziğ tras el terremoto

Los supervivientes del terremoto que dejó el lunes 51 víctimas en la provincia oriental de Elazığ tratan de recuperarse del desastre ayudados por la Media Luna Roja.

Los supervivientes del terremoto que dejó el lunes 51 víctimas en la provincia oriental de Elazığ tratan de recuperarse del desastre ayudados por la Media Luna Roja, mientras el gobierno turco anuncia que construirá nuevas casas para todos los afectados por el seismo. 
 
Los afectados llevan desde entonces durmiendo en tiendas de campaña de la Media Luna Roja, que ha distribuido por la zona también comedores móviles y todo tipo de ayuda por la zona. Otras organizaciones no gubernamentales también están ayudando a que aquellos que sobrevivieron al terremoto de 6 grados que afectó al Este de Anatolia pasen lo mejor posible estos días ahora que han perdido familiares, amigos, casas, y en muchas ocasiones también la mayor parte de su ganado, que supone el principal medio de vida en la región.
 
Sin embargo y a pesar de la ayuda, a la crudeza del clima de la zona -especialmente en estas fechas- se une la falta de descanso por el temor a las réplicas y el hecho de dormir en unas tiendas sabiendo que prácticamente todo lo que tienen está bajo los escombros de sus casas. El hecho de que gran parte de las viviendas de la zona se construyan artesanalmente con piedra y adobe contribuyó, junto con la hora del suceso -en plena madrugada, con todo el mundo durmiendo en sus casas- al elevado número de víctimas.
 
Fueron los que menos tenían los que más sufrieron las consecuencias del seismo. Aquellos que pueden permitírselo en la zona, o los que viven en las ciudades próximas, construyen sus casas con materiales modernos y simplemente sufrieron la caída de varios objetos durante el terremoto. La piedra y el adobe son el ladrillo y el cemento de los más pobres.
 
Ahora que ya no quedan cuerpos por rescatar bajo las ruinas, las autoridades han comenzado a retirar los escombros de las aldeas afectadas y ahora planean construir nuevas y mejores viviendas para los afectados, quizás incluso en un lugar distinto. Pero a pesar del ofrecimiento del gobierno, la mayoría de los supervivientes se pregunta ahora cómo van a salir adelante. «La cría de ganado es lo único que tenemos, pero el 70% de nuestros animales están muertos», comentaba uno de ellos.