Bahçeli: ‘’Erdoğan ha perdido su salud mental’’

El líder del partido nacionalista MHP arremetió contra el primer ministro por tratar de bloquear la investigación y achacar los últimos acontecimientos a un complot de fuerzas ocultas dentro y fuera de Turquía.

El primer ministro turco Recep Tayyip Erdoğan ha perdido su salud mental, y está poseído por temores y amenazas inventadas que atribuye a grupos y organizaciones ilegales que intentan atentar contra el Estado y su gobierno: así lo aseguró el líder del partido nacionalista turco MHP, Devlet Bahçeli, en declaraciones realizadas el martes en Ankara ante los diputados de su grupo parlamentario en la capital turca.

“Si escuchamos al primer ministro, vemos una conspiración, una trampa y una sucia alianza de aquellos que sienten envidia del éxito del gobierno del AKP. Aquellos que se sienten ofendidos por (los planes del gobierno para desarrollar) los trenes de alta velocidad, el tercer aeropuerto y el (tercer) puente de Estambul, por el despegue económico (de Turquía) y por el proceso de paz (con el PKK), han atacado al (partido) AKP (según Erdoğan)”, dijo el líder del Partido del Movimiento Nacional, tercera fuerza en el parlamento turco.

“En resumen, la corrupción (en el gobierno) es una mentira y los sobornos son sólo un cuento. Las acusaciones no tienen fundamento y las denuncias están inventadas. Pero para nosotros, Erdoğan está sumergido en un terror irracional, aferrado a las mentiras, y ha perdido su salud mental”, añadió Bahçeli, para quien el ejecutivo del Partido de la Justicia y el Desarrollo (AKP) sólo está intentando desviar la atención del público de las acusaciones de corrupción contra su gobierno.

Bahçeli se refirió a los constantes intentos del primer ministro y líder del AKP por achacar los últimos acontecimientos a un complot de fuerzas ocultas dentro y fuera de Turquía, y criticó especialmente los intentos por entorpecer o detener la investigación y la actuación de la fiscalía contra los casos de corrupción abiertos. A juicio del político nacionalista, la supuesta trama corrupta destapada en el gobierno y la respuesta dada por el mismo a la investigación abierta contra él por la judicatura, sólo pueden ser vistos “en clanes tribales, o en países no democráticos de Oriente Medio”.

“El primer ministro Erdoğan ha abusado de su autoridad. Tolerante y amable con los que pagan sobornos, Erdoğan sin embargo no tiene piedad con la policía y el poder judicial… No habría razón para preocuparse si el primer ministro no tuviera nada que ocultar o no tuviera ninguna relación ilegal o ilícita. Sin embargo, esta mentalidad ha estado aterrorizando al país desde (el inicio de la investigación) el 17 de diciembre”, aseguró el líder del MHP.