50 menores puestos en libertad bajo la nueva ley antiterrorista

Unos 50 menores de edad que se encontraban cumpliendo penas en instituciones penitenciarias y correcionales por delitos relacionados con el terrorismo han sido puestos en libertad.

Unos 50 menores de edad que se encontraban cumpliendo penas en instituciones penitenciarias y correcionales por delitos relacionados con el terrorismo han sido puestos en libertad después de que el domingo entrara en vigor la reforma de la ley antiterrorista.

La decisión de poner en libertad a los primeros menores fue tomada después de que la reforma de la ley anti-terrorista fuese publicada el domingo en el Boletín Oficial del Estado, pero se espera que la medida pueda beneficiar a muchos jovenes más una vez se cumplan todos los trámites necesarios.

Según datos revelados por la Asociación de Juristas de Adana, hay unos 500 menores de edad que actualmente están siendo investigados por participar en manifestaciones ilegales -normalmente relacionadas con el entorno del grupo terrorista PKK- o acusados de cooperar con organizaciones terroristas. Su portavoz, Tugay Bek, comentó en declaraciones a la prensa que unos 50 menores se benefiarían en Adana de la nueva legislación. «Como abogados, esperamos que las familias sean capaces de controlar a sus hijos y evitar que se vean implicados en actividades similares en el futuro», dijo.

De acuerdo a la misma asociación, los jóvenes que se verán beneficiados por la nueva ley fueron condenados principalmente por crímenes que van desde realizar actividades de propaganda de una organización terrorista, comisión de crímenes en nombre de una organización terrorista, participar en reuniones clandestinas o asistir a manifestaciones no autorizadas.

Según publicaron medios de comunicación turcos el lunes, unos 35 menores fueron puestos en libertad en Adana y en la vecina provincia de Mersin, mientras que otros cinco menores con edades comprendidas entre los 15 y los 18 años se beneficiaron de la nueva ley y quedaron en libertad el lunes en la localidad de Midyat, en la provincia suroriental de Mardin. Otros menores salieron también ayer lunes de un correccional en Ceyhan, en la provincia mediterránea de Adana.

La reforma de la ley anti-terrorista, que establece penas menos duras para los menores acusados de participar en actividades relacionadas con el terrorismo, fue aprobada el sábado por el presidente turco Abdullah Gül después de que la moción fuera aprobada la semana pasada en la Asamblea Nacional Turca. Cerca de 200 menores encarcelados por arrojar piedras a la policía durante manifestaciones violentas en favor del PKK podrían quedar en libertad; en total, se espera que unos 3.000 se beneficien de la nueva legislación.