14 muertos por un segundo atentado con coche bomba en Damasco

El atentado, en pleno corazón de la capital siria, se produce apenas 24 horas después de que un coche bomba dirigido contra el primer ministro del régimen causara la muerte a seis personas.

 

Una gran explosión en el céntrico distrito de Marjeh de Damasco dejó el martes al menos 14 víctimas mortales tan sólo un día después de que el primer ministro sirio Wael al-Halqi sobreviviera a un atentado con coche bomba.

“El número de víctimas en la cobarde explosión terrorista que tenía como objetivo el centro comercial e histórico de Damasco en el distrito de Marjeh, aumentó a 13 mártires y más de 70 heridos”, explicó la televisión estatal siria citando fuentes del ministerio del interior del país. La cadena, en línea con el discurso oficial del régimen para referirse a la oposición siria, acusó a los “terroristas financiados y apoyados internacionalmente” de estar detrás de la “terrible masacre contra civiles” del martes.

El Observatorio Sirio de los Derechos Humanos, con sede en Londres, elevó la cifra de muertos hasta 14 personas, incluyendo nueve civiles y cinco miembros de las fuerzas de seguridad, señalando que el atentado se había producido con un coche bomba que había explotado cerca de la antigua sede del ministerio del interior. Muchos de los heridos se encontraban en estado muy grave por lo que la cifra de fallecidos podría aumentar en las próximas horas.
 
El ataque del martes se produce apenas 24 horas después de que el primer ministro Wael al-Halqi lograra sobrevivir a un atentado en el exclusivo distrito de Mazzeh, que alberga residencias de destacados políticos del régimen, embajadas, oficinas del gobierno e instalaciones de la inteligencia siria. El atentado se llevó a cabo también con un coche bomba que fue detonado por control remoto al paso de su convoy, matando a uno de sus guardaespaldas y a varios de sus principales asesores.

Halqi, elegido primer ministro en agosto del año pasado para suceder a Riad Hijab –que huyó del país tras unirse a la oposición contra el régimen-, tiene un poder limitado en la estructura del régimen dirigido por Bashar al-Assad, pero el atentado del lunes puso de relieve la creciente capacidad de grupos rebeldes para llevar a cabo operaciones en el corazón de la capital, cada vez más asediada por las fuerzas de la oposición.

El secretario general de Naciones Unidas, Ban Ki-Moon, condenó el lunes el atentado contra Halqi que causó la muerte a seis personas calificándolo sin paliativos como un “atentado terrorista”.