Westerwelle: »Nadie debería cerrarle las puertas a Turquía»

El ministro de exteriores alemán, Guido Westerwelle, pidió a la Unión Europea que impulse de nuevo las negociaciones para el ingreso de Turquía en la Unión Europea.

El ministro de exteriores alemán, Guido Westerwelle, pidió a la Unión Europea que impulse de nuevo las negociaciones para el ingreso de Turquía en la Unión Europea, especialmente tras las reformas constitucionales aprobadas en referéndum el pasado 12 de septiembre.

En declaraciones hechas al diario Wall Street Journal el miércoles, Westerwelle señaló que Europa debería enviar una señal positiva a Ankara en respuesta a los últimos acontecimientos políticos en el país euroasiático. «Nadie debería despreciar precipitadamente a Turquía cerrándole las puertas en la cara después de todos sus esfuerzos», dijo el ministro alemán en su primera entrevista para un diario internacional.

Para Westerwelle, Europa no puede permitirse subestimar el creciente poder económico de Turquía ni su importancia estratégica. En referencia a los cambios constitucionales aprobados mayoritariamente por los ciudadanos turcos en las urnas este mismo mes, el ministro de exteriores alemán calificó las reformas como «un paso en la dirección correcta» que «muestra que Turquía quiere un futuro en Europa y que tiene una perspectiva europea».

Mientras que muchos siguen viendo a Turquía como un país pobre que llama suplicando a las puertas de Europa, Westerwelle subraya que quienes mantienen semejante perspectiva subestima el rápido crecimiento económico que está experimentando el país euroasiático -cuyo producto interior bruto prácticamente se ha triplicado en los últimos ocho años- así como los rápidos cambios que está experimentando el mundo, especialmente en el ámbito de la geopolítica.

«Algunas veces me sorprende cómo países muy seguros de sí mismos que son influyentes hoy día, asumen que las cosas seguirán siendo siempre así», declaró Westerwelle. «Pero es sólo cuestión de tiempo antes de que estas sociedades jóvenes y dinámicas (como Turquía) estén también entre los centros políticos, culturales e intelectuales del mundo», aseguró el político alemán.