Turquía, empleados de hotel reciben herencia de turista

Un turista británico deja su herencia a los empleados de un hotel turco

Los empleados del hotel no podían creérselo cuando recibieron una carta informándoles que el turista les dejaba la mayor parte de su herencia.

Los empleados de un hotel turco en la turística localidad de Kuşadası, en la costa oeste del país, se llevaron una grata sorpresa al saber que un turista británico que durante años se alojó regularmente en el establecimiento les dejó la mayor parte de su herencia, queriendo de esta forma agradecer su amabilidad y sus servicios durante el tiempo que pasó en el lugar.

Charles George Courtney, quien desde 1997 escogía siempre el Hotel KoruMar en Kuşadası para alojarse todos los años durante sus vacaciones, llegó con el tiempo a establecer una estrecha relación con los empleados del hotel, en el que se hospedaba hasta dos veces al año. Su esposa murió en 2004, pero este ciudadano británico siguió acudiendo al mismo hotel, y la amistad con los empleados fue creciendo.

En 2014 los problemas de salud de Courtney le obligaron a ingresar en un hospital en la vecina provincia turca de İzmir, y el personal del hotel no dudó en visitarlo en su habitación. Uno de ellos era el botones del hotel, Taşkın Daştan, con quien Courtney trabó una amistad más cercana. “Todas las mañanas venía a mi departamento a darme los buenos días, y yo le decía qué debía desayunar. Le gustaba que me preocupara por su salud. Solía visitarle, y le preguntaba si necesitaba algo”, explicó Daştan.

Este trabajador, que trabaja como botones en el hotel desde 1990, aún recuerda con emoción la conversación que tuvieron entonces en la habitación del hospital. “Era una persona muy bondadosa, y con mucho humor. Hizo una broma y dijo que quería dejarnos algo para la educación de nuestros hijos, pero me lo tomé a broma”, dijo Daştan a la prensa. Después de 2014, los problemas de salud de Courtney le impidieron regresar a Turquía: fue la última vez que le vieron con vida.

La habitación del hotel donde siempre se alojaba, lleva ahora su nombre

Aunque la noticia ha salido a la luz y se ha hecho viral ahora, en realidad fue en 2017 cuando el personal del hotel recibió una carta de la embajada turca en Reino Unido, en el que para su sorpresa les explicaban que querían hablar con Daştan y con otros 11 de sus compañeros de trabajo. Su sorpresa fue al descubrir el motivo: Courtney, en sus últimas voluntades antes de morir, dejaba la mayor parte de su herencia -unos 5.000 euros- a Daştan, así como otras cantidades más pequeñas a otros empleados del hotel con los que había tenido trato.

Este empleado, que recuerda con cariño a quien decidió legarle la mayor parte de su herencia, comenta que la habitación del hotel en la que el turista británico siempre se alojaba, la 401, ha sido ahora renombrada como “Habitación de Charlie” y luce una placa con su nombre: un pequeño homenaje para un hombre que llegó como un huésped, y acabó convirtiéndose en parte de su familia.