Un hombre ataca en Kayseri̇ al ministro de Energía

El ministro de Energía y Recursos Naturales Taner Yıldız fue atacado el lunes por un exaltado mientras asistía a un funeral en la provincia anatolia de Kayseri, que le causó varias lesiones.

El ministro de Energía y Recursos Naturales Taner Yıldız fue atacado el lunes por un exaltado mientras asistía a un funeral en la provincia anatolia de Kayseri, que le causó varias lesiones por las que tuvo que ser atendido en un hospital.
 
El agresor, que fue identificado como Şahin Şimşek e identificado por varios testigos como un profesor de educación física, fue detenido inmediatamente por los presentes y puesto bajo custodia policial junto con otros tres sospechosos. «Éste es el puño del pueblo turco: ¡aquí viene la iniciativa!», gritó el hombre al golpear al ministro Yıldız, al que alcanzó en plena cara. El hombre se refería a la llamada «iniciativa democratizadora», puesta en marcha por el gobierno del AKP para dar más derechos culturales a las minorías del país, sobre todo a los kurdos. El proyecto cuenta desde el principio con una gran oposición por parte de los círculos más nacionalistas del país, que lo consideran como un intento de socavar la unidad nacional de Turquía.
 
Yıldız, que acudió a Kayseri en representación del gobierno ya que es diputado por Kayseri, resultó herido de cierta consideración y tuvo que ser trasladado a un hospital cercano, donde fue atendido de heridas causadas por los cristales de sus gafas y se le diagnosticó la rotura del hueso de la nariz, entre otras lesiones. No obstante los médicos precisaron que su estado general era bueno, y tras ser atendido fue dado de alta, regresando posteriormente a Ankara.
Un incidente similar tuvo lugar la pasada semana en la provincia de Samsun, en el Mar Negro, donde el ex presidente del partido nacionalista kurdo DTP Ahmet Türk recibió un puñetazo en la cara a manos de un joven tras haber leído un comunicado a la salida de un juicio. El ataque también le causó la rotura de la nariz a Türk, y despertó una ola de críticas entre la sociedad y la clase política turca, que lo interpretaron como un intento de incrementar la tensión en el país en un momento en que se debate además en el parlamento una serie de reformas constitucionales. El propio Türk condenó lo sucedido e hizo un llamamiento a la calma y a que cesase cualquier protesta violenta por lo sucedido.
 
Refiriéndose a lo sucedido, la ministra de Educación Nimet Çubukçu condenó el ataque contra Yıldız y se mostró profundamente decepcionada por el hecho de que fuera un maestro, alguien que tiene el deber de ser un modelo para los estudiantes. Çubukçu indicó que el hombre había sido apartado temporalmente de su puesto y que se había abierto una investigación contra él.
 
El ministro asistía a un funeral en Kayseri por el capitán Levent Çetinkaya, un oficial de la gendarmería turca de 34 años de edad que resultó herido la semana pasada en un enfrentamiento con el PKK en la provincia suroriental de Şırnak, y que falleció posteriormente en el Hospital Militar de Gülhane. Nada menos que 15.000 personas asistieron al acto en recuerdo del fallecido, en el que se corearon numerosos eslóganes en contra del PKK.