Un centro de salud mental para los refugiados sirios en Ankara

Alrededor del 20% de los refugiados sufren desórdenes mentales, desde ansiedad o depresión hasta psicosis o estrés postraumático. Turquía acoge a unos 3,5 millones de refugiados.

El jueves se inauguraba en Ankara un centro de salud mental, financiado por la Unión Europea y con la colaboración de la ONG Relief International, destinado principalmente a atender los problemas mentales que puedan sufrir los refugiados sirios en Turquía.

Durante la ceremonia inaugural, el embajador de la Unión Europea en Turquía, Christian Berger, destacó que el país euroasiático acoge a cerca de 3,5 millones de refugiados –la gran mayoría de Siria- y expresó una vez más el agradecimiento de la UE a Turquía por sus esfuerzos en este campo.

Berger indicó que en torno a un 20% de los refugiados sufren distintos tipos de desórdenes mentales, incluyendo ansiedad o depresión, por lo que el centro inaugurado en Ankara permitirá dar asistencia de este tipo a los sirios huidos de la guerra en su país, una ayuda que se sumará a la que las autoridades turcas ya vienen prestando durante los últimos años a los refugiados.

Por su parte otro de los diplomáticos que hablaron durante el evento, el embajador de Francia en Ankara Charles Fries, subrayó que el nuevo centro de salud mental sentará un extraordinario ejemplo de solidaridad hacia los refugiados que residen en la capital turca.

Se estima que el centro podrá dar servicios en los próximos 6 meses a unas 800 personas, que serán atendidas por un equipo de expertos formado por especialistas en salud mental incluyendo psiquiatras, psicólogos y consejeros. Esto permitirá también aliviar la carga existente sobre los propios servicios de salud pública de Turquía.

La ONG Relief International ya gestiona un centro de salud mental en la provincia suroriental de Gaziantep –junto a la frontera siria- para refugiados que sufren todo tipo de desórdenes mentales, desde ansiedad o depresión hasta psicosis o estrés postraumático. Dicho centro ha sido también financiado por la UE, y próximamente está prevista la apertura de un tercero en Estambul.