Turquía responde a Siria: \’\’Pudimos haber derribado 114 aviones, pero no lo hicimos\’\’

El Estado Mayor de las Fuerzas Armadas Turcas respondió a los argumentos del gobierno sirio, que justificó el ataque contra el avión turco por la violación de su soberanía.

En un comunicado oficial publicado el lunes, el Estado Mayor de las Fuerzas Armadas Turcas respondió a los argumentos dados en los últimos días por el gobierno sirio, que justificó el derribo del caza F-4 que realizaba una misión de entrenamiento cerca de la frontera con Siria argumentando que el aparato había violado su espacio aéreo.

Un portavoz del ministerio de exteriores sirio declaraba el lunes en rueda de prensa que la entrada del avión turco en el espacio aéreo sirio había constituido «una clara entrada en la soberanía siria» al tiempo que aseguró que «lo habríamos derribado incluso aunque el avión fuera sirio» y subrayó la rapidez con que las defensas antiaéreas respondieron a la intrusión.

En un comunicado publicado sin embargo por el Estado Mayor Turco y difundido por el diario Milliyet, el ejército turco consideró inadmisible el ataque y recordó que las violaciones del espacio aéreo durante breves intervalos son algo muy normal a causa de las altas velocidades que desarrollan los cazas supersónicos, y que normalmente son incidentes que son resueltos con una simple advertencia.

«Habríamos derribado 114 aviones si cada aparato que viola el espacio aéreo de un país tuviera que ser derribado sin preguntar antes», declararon las Fuerzas Armadas Turcas (TSK), una cifra que indica únicamente las violaciones que se han producido en lo que va de año.

La mayoría de las 114 violaciones del espacio aéreo turco que se produjeron este año lo fueron por cazas griegos, seguidos de italianos e israelíes, pero en todos los casos fueron resueltas de forma pacífica y sin incidentes tras un simple aviso al piloto. «Las violaciones del espacio aéreo son incidentes que ocurren prácticamente cada día, y son resueltas en cuestión de minutos y de acuerdo a las leyes internacionales», decía la nota oficial.

Sólo a lo largo de la semana pasada hubo hasta seis violaciones del espacio aéreo turco, subrayó el Estado Mayor, actos que en ningún caso se resolvieron con una respuesta bélica y que finalizaron tras una advertencia por parte del personal militar.

Así mismo el comunicado emitido por el ejército turco recordaba que una violación de hasta dos kilómetros es aceptada convencionalmente como algo «natural» debido a las elevadas velocidades que alcanza un avión. Así, en las 114 violaciones del espacio aéreo que se produjeron a lo largo de 2012, el tiempo de dichos incidentes varió desde los 20 segundos hasta los nueve minutos. «Las violaciones del espacio aéreo se resuelven con advertencias e intercepciones (con otros cazas)», subrayaba el comunicado, algo que no hizo en ningún caso al derribar el avión turco.

De acuerdo a los datos de que disponen las propias Fuerzas Armadas Turcas, el F-4 Phantom que fue derribado el pasado viernes se encontraba a 13 millas náuticas y sobre aguas internacionales cuando fue alcanzado, y las grabaciones de datos muestran que se produjo una breve violación del espacio aéreo sirio durante unos 15 minutos, a las 11:42 del mediodía, pero que ocurrió 16 minutos antes de que el aparato fuese atacado y derribado. Fueron los propios radares militares turcos los que informaron dos minutos después -a las 11:44- a los pilotos que habían entrado en espacio aéreo sirio y que lo abandonaran lo antes posible.

Ataque a un segundo avión

Por otro lado el diario turco Hürriyet publicaba el lunes que el ejército sirio abrió fuego contra un segundo avión turco que penetró en el espacio aéreo de Siria cuando participaba en las labores de búsqueda y rescate del caza derribado el viernes y de sus dos pilotos, de los que medios turcos informaron que se habían encontrado parte de sus prendas pero que siguen oficialmente desaparecidos.

Según habrían indicado fuentes diplomáticas al diario, además del incidente del viernes al menos un segundo avión turco fue atacado cuando sobrevolaba la zona en busca de los dos pilotos. El incidente no habría sido informado al público pero si se comunicó por parte del ministerio de exteriores turco a los embajadores y agregados de defensa de la OTAN, la UE y la Liga Árabe. El vice primer ministro turco Bülent Arınç confirmó posteriormente el lunes a la prensa esta información.

En un comunicado emitido por el ministerio de exteriores español y difundido por la Embajada española en Ankara, el gobierno de España expresó su total apoyo a Turquía tras el ataque y derribo de su avión por parte del ejército sirio, un hecho que consideró «inaceptable».