El ejército turco responde a la oposición por las críticas sobre la operación en Siria

El Jefe del Estado Mayor, el general Necdet Özel, respondió a las duras declaraciones que desde la oposición han cuestionado su patriotismo por el traslado de la tumba de Süleyman Şah en Siria.

El Jefe del Estado Mayor de las Fuerzas Armadas Turcas, el general Necdet Özel, ha salido al paso de las críticas realizas en las últimas horas desde la oposición política al gobierno por la operación bautizada “Şah Fırat” (Shah Éufrates) que durante el fin de semana trasladó la ubicación de la tumba de Süleyman Şah, un enclave que forma parte del territorio de Turquía pero situado en el interior de Siria.

Durante la habitual reunión de los martes con miembros de su grupo parlamentario en Ankara, el líder de la formación ultranacionalista Partido del Movimiento Nacional (MHP) Devlet Bahçeli lanzó duras críticas contra Özel acusándole de abandonar el territorio turco y poniendo en cuestión su lealtad al país, asegurando que se trataba de la primera vez desde la fundación de la República que tropas turcas se habían retirado. “¿Qué significa la patria para usted?”, dijo Bahçeli ante diputados de su partido dirigiéndose al jefe del ejército, al que acusó junto con el primer ministro Ahmet Davutoğlu y el presidente Recep Tayyip Erdoğan de “abandonar de forma cobarde un pedazo de la tierra de Turquía”.

En un comunicado difundido pocas horas después por su oficina, el general Özel reaccionó a tales declaraciones calificando de “inapropiadas” las palabras de Bahçeli. “Creo que no tiene derecho a cuestionar mi conciencia sobre mi país, mi nación y mi bandera siendo (yo) alguien que ha servido al pueblo turco y sus fuerzas armadas durante los últimos 46 años”, subrayó Özel, quien no obstante agregó que no quería entrar en polémicas con el líder del MHP “dada su condición de personaje político”.

El presidente turco Tayyip Erdoğan se refería también el martes a las polémicas declaraciones del líder de la tercera fuerza del parlamento, acusando a Bahçeli de atacar al gobierno y al ejército con “calumnias”, insultos y mentiras. “No puedo guardar silencio sobre esos ataques contra mí, el primer ministro y el Jefe del Estado Mayor acerca de la operación (en Siria)”, insistió Erdoğan, volviendo a reiterar que no se había tratado de un abandono sino de un traslado del enclave –anteriormente situado a 30 kilómetros de la frontera turca, y ahora a sólo 200 metros- para garantizar su seguridad. “Aquellos que se oponen a la operación son quienes les resulta indiferente la protección de los intereses del pueblo turco”, recalcó.

Erdoğan también salió al paso de críticas lanzadas de nuevo el martes en este caso desde el principal partido de la oposición, el Partido Republicano del Pueblo (CHP), cuyo líder Kemal Kılıçdaroğlu también aprovechó la operación para acusar al gobierno de haber “abandonado” la tumba de Süleyman Şah (abuelo de Osman I, el fundador del Imperio Otomano). “¿Bajo qué pretexto se evacúa la tumba y se traslada el cuerpo (enterrado)?, se cuestionó Kılıçdaroğlu durante una reunión con diputados de su partido.

“Resulta una desgracia que en particular los partidos de la oposición se estén poniendo del lado del régimen de Bashar al-Assad”, dijo Erdoğan dirigiéndose al CHP, después de que el diputado por Adana de esta formación, Faruk Loğoğlu, calificara la operación como “una agresión contra el territorio sirio”, empleando una terminología similar a la utilizada por Damasco para condenar el traslado de la tumba.