Erdoğan anuncia una operación ‘’inminente’’ contra el YPG en Siria

Turquía ha terminado ya los preparativos para una operación militar contra la rama siria del PKK al este del Éufrates. Erdoğan ha acusado a ciertos poderes de querer resucitar al Daesh.

Turquía ha completado ya los preparativos para una ofensiva que acabará con la presencia del YPG, la rama siria del grupo terrorista PKK, al este del río Éufrates, según anunció el martes el presidente turco Recep Tayyip Erdoğan, advirtiendo que una operación militar en la región es “inminente”.

Vamos a destruir la presencia terrorista al este del Éufrates. Ya hemos completado nuestros preparativos, la planificación y la programación”, dijo Erdoğan durante un discurso ante diputados de su partido AKP en la sede del parlamento turco en Ankara, recordando que el ejército turco ya ha emprendido acciones contra el YPG en la región al este del Éufrates, incluyendo las operaciones “Escudo del Éufrates” y “Rama de Olivo”.

“En los dos últimos días hemos puesto en marcha operaciones de intervención activa contra la organización terrorista (YPG/PKK). Pronto nos abalanzaremos sobre los terroristas con operaciones más extensas y efectivas”, aseguró.

El domingo, el ejército turco bombardeó con artillería pesada posiciones el YPG en la zona de Zor Magar, al oeste de la región siria de Ayn al-Arab (Kobane), al este del río Éufrates. La operación fue llevada a cabo como represalia tras los ataques que el YPG llevó a cabo hace una semana contra el Ejército Libre Sirio (ELS) en la ciudad de Marea, al norte de Alepo, así como por otras actividades llevadas a cabo por el YPG en la región, incluyendo la construcción de trincheras y barricadas.

Precisamente el ELS habría incrementado en los últimos días su presencia militar en torno a las ciudades de Tal Rifaat y Manbij ante una posible ofensiva contra el YPG por parte del ejército turco, y según informaron medios turcos estaría fortificándose en previsión de posibles ataques de represalia por parte de la facción siria del PKK.

Ankara lleva tiempo advirtiendo de la posibilidad de una operación para acabar con la presencia del YPG al este del Éufrates, una región fronteriza con varias provincias del sureste de Turquía, por lo que el gobierno turco considera la presencia de esta filial del PKK como una amenaza directa para su seguridad nacional.

Pese a reconocer sus lazos directos y evidentes con el PKK, Washington –que reconoce al PKK como una organización terrorista- apoya al YPG por considerarlo un aliado fundamental en su lucha contra el Daesh en la región, lo que ha tensado al máximo las relaciones entre Estados Unidos y Turquía.

Erdoğan, que ha criticado tanto a Trump como a su predecesor Barack Obama por proporcionar miles de camiones cargados de equipamiento militar al YPG, subrayó a este respecto que Turquía no puede “mirar al futuro con confianza sin resolver la cuestión Siria”.

Hay círculos que usan a los grupos terroristas como herramientas para alcanzar sus objetivos y que intentan resucitar al Daesh”, acusó Erdoğan, añadiendo que “Ni la gente de la región ni el mundo creen en el juego del Daesh”.

Prácticamente todo el territorio sirio al este del río Éufrates hasta abarcar aproximadamente un tercio de Siria –salvo la zona en torno a Deir el-Zor y la frontera con Irak donde se mantiene la presencia del Daesh- está controlado por el YPG bajo la denominación de las Fuerzas Democráticas Sirias (SDF), un nombre que el propio YPG adoptó a instancias de Washington para disimular sus vínculos con el PKK. Las SDF –el YPG- controlan también los distritos de Manbij y Tabqah al oeste del Éufrates.