Turquía quiere que las empresas españolas inviertan en el país

Varios de los ministros que acompañan a Erdoğan en su visita a España pidieron en un encuentro con empresarios españoles que participen en el plan de desarrollo de las infraestructuras turcas.

Varios de los ministros que acompañan a Erdoğan en su visita a España pidieron este lunes en un encuentro con empresarios españoles que participen en el plan de desarrollo de las infraestructuras de Turquía, con inversiones valoradas en 260,000 millones de euros.
 
El plan de inversiones del gobierno turco incluye la construcción de una extensa red de ferrocarriles de alta velocidad, carreteras, puertos comerciales y nuevos aeropuertos, además de la construcción de una docena de nuevas autopistas. A todo ello hay qe sumar los más de 90.000 millones de euros que Ankara planea invertir en el sector energético, entre construcción de centrales hidroeléctricas, centrales térmicas, redes de distribución y sistemas de generación de energía renovable.
 
El ofrecimiento fue hecho por los ministros turcos de Transportes, Comercio, Energía y Medioambiente durante un encuentro con empresarios españoles organizado este lunes por el Consejo Superior de Cámaras de Comercio, al que asistieron más de ochenta grandes compañías españolas, algunas de ellas con gran experiencia en el campo de la energía y las infraestructuras.
Binali Yıldırım, ministro turco de Transporte, subrayó durante el encuentro el importante papel que han tenido las empresas españolas en el desarrollo de la red de alta velocidad del país euroasiático, que actualmente ultima la construcción de su primer tren de alta velocidad entre Estambul y Ankara con la participación de la empresa española CAF. Según indicó el ministro, actualmente hay ya más de 300 compañías españolas presentes en Turquía.
La delegación de ministros presente en el encuentro ofreció además a los empresarios españoles acuerdos con empresas turcs para llevar a cabo proyectos conjuntos en terceros países, destacando el hecho de que Turquía constituye una plataforma de entrada a más de medio centenar de países de Oriente Medio, Asia Central, África y Europa.