TURQUÍA PODRÍA OPTAR A LAS AYUDAS DEL BANCO EUROPEO DE DESARROLLO

LA ENTIDAD DECIDIRÁ EL PRÓXIMO MES DE OCTUBRE SI TURQUÍA SE CONVIERTE EN PAÍS ACCIONISTA Y BENEFICIARIO

El presidente del Banco Europeo para la Reconstrucción y el Desarrollo (BERD), Jean Lemierre, anunció el martes que este organismo tomará una decisión durante el próximo mes de octubre acerca de la solicitud de Turquía de convertirse en beneficiaria de los proyectos del banco.

Lemierre afirmó ante la Asamblea Parlamentaria del Consejo de Europa que las autoridades turcas \»quieren el apoyo de nuestro banco, compartiendo valores y encauzándolos hacia Europa\». De ser aceptada la petición, Turquía se convertiría tanto en país accionista como en beneficiario del BERD, que cuentra entre sus miembros a países como EEUU, Australia, Japón, México o Nueva Zelanda.

Lemierre, que dejará el cargo en las próximas semanas tras ocho años al frente de la institución, subrayó la importancia de los proyectos que financia el BERD, especialmente en una época de \»tensiones financieras y desequilibrios macroeconómicos\».

Tras la intervención de Lemierre, la Asamblea Parlamentaria del Consejo de Europa aprobó una resolución en la que entre otras cosas se pedía al BERD que la candidatura turca \»sea tratada lo mejor posible, sin comprometer el nivel de compromiso del Banco con los países en transición menos avanzados\», en clara referencia a los países que conformaban el antiguo bloque soviético.

El Banco Europeo de Reconstrucción y Desarrollo fue creado en el año 1991 y en la actualidad cuenta con un total de 61 países miembros, además de la Unión Europea y el Banco Europeo de Inversiones. Su objetivo principal es apoyar la transición a la economía de mercado en los países de Europa Central y del Este, así como de los países que componían la antigua Unión Soviética. Rusia es, de hecho, el mayor receptor de fondos del BERD; Moscú recibió en 2007 2.300 millones de euros del banco, lo que supone alrededor de un 41% del volumen anual de su actividad.