Turquía pide a Francia que deje de bloquear su ingreso en la UE

El ministro de exteriores turco Ahmet Davutoğlu pidió durante su visita oficial a Francia que éste país deje de obstaculizar las negociaciones para el ingreso de Turquía en la Unión Europea.

El ministro de exteriores turco Ahmet Davutoğlu pidió durante su visita oficial a Francia que éste país deje de obstaculizar las negociaciones para el ingreso de Turquía en la Unión Europea, y subrayó que su país puede suponer la clave para una nueva relación entre el mundo musulmán y Europa.
 
Davutoğlu, que llegó a Paris como parte de una gira por varios países europeos, se reunió el viernes con varias autoridades del país galo incluído su homólogro francés, el ministro Bernard Kouchner. Kouchner, junto con el ministro para asuntos europeos Pierre Lellouche, son algunos de los miembros del gobierno francés que en el pasado se han mostrado favorables a los intentos de Turquía por ingresar en la Unión Europea.
 
El ministro de exteriores turco calificó como un grave error los impedimientos que está poniendo Francia al ingreso de Turquía en la UE, sobre todo teniendo en cuenta la larga historia de buenas relaciones que ambos países han mantenido durante siglos.
 
«Hemos tenido fuertes relaciones con Francia desde el siglo XVI. Ninguna otra nación en Europa puede entender mejor la importancia de Turquía», dijo Davutoğlu en declaraciones al diario francés Le Monde. «Hoy nuevamente, Turquía y Francia tienen influencia en las mismas regiones. Una verdadera cooperación podría crear una nueva dinámica en el Mediterráneo, el Norte de África, el Cáucaso y Oriente Medio. Esto ayudaría también a la Unión Europea. Por eso es que todos los errores y malentendidos que algunas veces se comentan en Francia no tienen una base histórica o política», comentó Davutoğlu.
El ministro turco de exteriores volvió a descartar una vez más la llamada «asociación privilegiada» propuesta por el presidente francés Nicolas Sarkozy como alternativa a la adhesión plena de Turquía a la UE. «Nadie puede forzarnos a aceptar una opción como una asociación especial. No estamos buscando un favor o un trato especial, sólo que los acuerdos (entre Turquía y la UE) sean respetados. El respeto a los acuerdos es uno de las principales fundamentos de la Unión Europea. Si pierde eso, pierde toda su legitimidad», afirmó el ministro.