Turquía, Capadocia

Turquía comienza a restaurar las »chimeneas de hadas» de la Capadocia

Un equipo de expertos de Turquía ha comenzado a restaurar varias de las famosas “chimeneas de hadas” que pueblan los impresionantes paisajes de la Capadocia, una de las regiones más visitadas por los turistas que optan por viajar a Turquía, con el objetivo de que puedan perdurar miles de años más. 

Los trabajos de restauración y conservación afectan por ahora a cuatro de estas emblemáticas chimeneas por ser las que requieren medidas más inmediatas, pero un comité de expertos ya está estudiando qué medidas de conservación llevar a cabo a medio plazo en por lo menos otras 9 chimeneas de hadas más. En declaraciones a medios turcos, Birol İnceciköz, presidente de la Agencia para la Región de la Capadocia, destacó que el proyecto usará métodos científicos para preservar estas singulares formaciones rocosas, en un proceso que implica una meticulosa documentación y abordar los problemas estructurales que presentan las chimeneas.

“Vamos a llevar a cabo varias intervenciones establecidas por la ciencia para que estos elementos únicos que son un valor fundamental en la región se preserven para las futuras generaciones, con el objetivo de prolongar su existencia y evitar cualquier peligro para las vidas de las personas o para las propiedades”, dijo İnceciköz, insistiendo en que esta tarea implica una enorme precisión científica para garantizar que estas formaciones rocosas que dan fama al paisaje de la Capadocia no sufran daño alguno.

“Tras llevar a cabo los estudios de documentación, han surgido nuevos espacios rocosos. Hemos identificado zonas dentro de las chimeneas de hadas que habían permanecido ocultas con rocas y escombros durante mucho tiempo. Gracias a los nuevos datos obtenidos, estudiamos las chimeneas de hadas y preparamos un proyecto de restauración”, explicó.

Una vez se completen los trabajos de restauración en las chimeneas de hadas de la Capadocia, los turistas procedentes tanto de Turquía como del extranjero podrán visitar estas chimeneas de forma más segura, y estas formaciones perdurarán en el tiempo varios miles de años más, según asegura Inceciköz.