Turquía celebró el Día de los Trabajadores Periodistas

La jornada reivindicativa, celebrada cada 10 de enero desde 1960, se produce en un momento en el que numerosas organizaciones denuncian que Turquía encabeza el ranking mundial en cuanto a periodistas encarcelados.

Turquía celebró el viernes el Día de los Trabajadores Periodistas, que se celebra cada año en conmemoración de la marcha que protagonizaron los periodistas del país el 10 de junio de 1961 en defensa de sus derechos laborales, en un momento en que el país euroasiático encabeza el ranking mundial de periodistas encarcelados.

Con motivo de la jornada, el presidente turco Abdullah Gül hizo público un mensaje en el que subrayó la importancia de la prensa libre para la democracia y la información a la opinión pública. «La más importante condición para que la prensa lleve a cabo sus responsabilidades es la protección de su libertad», dijo Gül, quien además recordó que el periodismo debía evitar recurrir a «métodos que puedan perjudicar su neutralidad».

Por su parte el principal partido de la oposición en Turquía, el CHP, emitió un comunicado con motivo de la jornada en el que recordó las difíciles condiciones bajo las que trabajan los periodistas en Turquía, incluyendo amenazas, despidos e ingresos en prisión. «Hay 60 periodistas (turcos) en la cárcel. Más de 200 periodistas han sido despedidos u obligados a dimitir en los últimos meses. Más de 100 periodistas fueron heridos durante las protestas de Gezi», declaró Yakup Akkaya, miembro de la directiva del CHP.

Fue un 10 de enero de 1960 cuando nueve editoriales de prensa del país decidieron no publicar periódicos durante tres días en protesta por la aprobación por parte del gobierno de la Ley 212, que introducía notables mejoras a los derechos laborales y sindicales de los trabajadores del periodismo. En respuesta a esta medida de presión, los periodistas marcharon por las calles exigiendo el reconocimiento de sus derechos, y decidieron publicar durante el 11, 12 y 13 de enero su propio periódico: «Basın» («La Prensa»). A partir de entonces el 10 de enero sería celebrado como la «Fiesta de los Trabajadores Periodistas», siendo renombrada tras el golpe de Estado de 1971 como «Día de los Trabajadores Periodistas».

Turquía, a la cabeza del mundo en cuanto a periodistas en prisión

El hecho es que Turquía encabezó durante 2013 y por segundo año consecutivo la lista de países con mayor número de periodistas en prisión, por delante incluso de naciones con regímenes autoritarios como China o Irán, un hecho que han denunciado numerosas organizaciones internacionales.

Según el último estudio llevado a cabo por el Comité para la Protección de los Periodistas (CPJ, por sus siglas en inglés) hay al menos 40 periodistas turcos en prisión, de un total de 211 en todo el mundo; de ellos, Turquía, Irán y China representaron más de la mitad con un total de 107 periodistas encarcelados. Aparte de estos tres países, el Top 10 restante lo forman Eritrea, Vietnam, Siria, Azerbaiyán, Etiopía, Egipto y Uzbekistán.

El CPJ culpa de esta situación en Turquía a las leyes vigentes contra el terrorismo, que por su ambigüedad permiten que un periodista que investigue un hecho delictivo o una organización ilegal pueda ser considerado sospecho de pertenecer a la misma. No obstante la cifra de periodistas encarcelados en Turquía era, a finales de 2013, no de 40 sino de 64, según destacó el viernes la prensa turca.

El CPJ no es la única organización que ha denunciado esta situación. El International Press Institute, una organización sin ánimo de lucro con sede en Viena, considera también actualmente a Turquía como el país con mayor número de periodistas entre rejas; otras como Reporteros sin Fronteras han situado a Turquía en el puesto 154 de un total de 179 países en lo que se refiere a libertad de prensa.