Tres muertos en Grecia durante la huelga general

Tres personas murieron el miércoles a consecuencia del incendio de un edificio al que los manifestantes prendieron fuego en el centro de Atenas durante las protestas.

Tres personas murieron el miércoles a consecuencia del incendio de un edificio al que los manifestantes prendieron fuego en el centro de Atenas, durante las protestas en el marco de la huelga general convocada ayer contra las medidas de austeridad anunciadas por el gobierno griego.
 
El incendio se produjo ayer miércoles, cuando un grupo de manifestantes incendió un edificio comercial durante una gran manifestación en ruta hacia la sede del parlamento, poco antes de que los diputados griegos iniciaran un debate sobre las duras medidas de austeridad con las que el gobierno heleno quiere garantizar la ayuda de la UE y el FMI para socorrer su economía y evitar la quiebra del Estado.
 
Los bomberos confirmaron que habían encontrado tres cadáveres en el interior del edificio. Otros dos edificios en el centro de la capital fueron incendiados durante la protesta, según informaron las autoridades.
 
Atenas vivió ayer una jornada especialmente violenta, con cientos de manifestantes enfrentándose a la policía con todo tipo de objetos e incendiando contenedores y coches, incluyendo un vehículo de la agencia de noticias turca İHA. Las violentas protestas obligaron a intervenir a la policía antidisturbios, que lanzó bombas y gases lacrimógenos contra los manifestantes, que además intentaron tomar al asalto el parlamento, en lo que parece todo un signo de la tensión social que vive Grecia tras el anuncio de drásticos recortes que hizo el gobierno para evitar el hundimiento de la economía.
 
El primer ministro griego, Georgios Papandreu, se mostró conmocionado por la muerte de tres personas durante los disturbios en lo que calificó como una «acción asesina», y aseguró en el parlamento que los culpables serían llevados ante la justicia. Papandreu además volvió a insistir en que las medidas anunciadas son necesarias e inevitables para evitar un desastre en Grecia.
En la manifestación de ayer en Atenas participaron al menos 40.000, convirtiéndose así en la mayor y más violenta protesta desde que comenzara la grave crisis económica en Grecia.