Dos bombas explotan en las embajadas de Suiza y Rusia en Atenas

Dos bombas de pequeña potencia volvieron a explotar el martes en sendas sedes diplomáticas de la capital griega, en este caso las de Suiza y Rusia.

Dos bombas de pequeña potencia volvieron a explotar el martes en sendas sedes diplomáticas de la capital griega, en este caso las de Suiza y Rusia, mientras otro paquete bomba fue interceptado cuando iba destinado a la canciller alemana Angela Merkel.

Además otros dos paquetes con explosivos, que fueron explosionados por la policía en la terminal de mercancías del aeropuerto de Atenas, iban dirigidos a Europol y al Tribunal Europeo de Justicia, según indocó la policía griega, que ya había detenido el martes a dos ciudadanos griegos de 22 y 24 años en posesión de varios artefactos, uno de ellos destinado a Nicolas Sarkozy. En total son ya 13 las bombas encontradas o explosionadas desde el lunes.

Entre los paquetes bomba encontrados el martes había uno dirigido a la embajada chilena, otro a la embajada de Bulgaria y otro a la alemana. Precisamente en Alemania la policía interceptó un paquete con explosivos remitido desde Grecia con destino a la oficina en Berlín de la canciller alemana, Angela Merkel.

La policía griega continúa investigando y por ahora mantiene la tesis de que son las guerrillas griegas de extrema izquierda quienes están detrás de esta oleada de ataques. De hecho durante los dos últimos años los griegos casi se han acostumbrado a los ataques contra edificios públicos y comisarías.

Algunos medios apuntan a que la ola de atentados con paquetes bomba podría ser una respuesta a las drásticas subidas de impuestos, la congelación de las pensiones y los recortes en gastos y sector público que han impuesto, especialmente de cara a las elecciones locales del próximo domingo.