SÍ A LA DEMOCRACIA

Políticos, académicos y organizaciones civiles de toda Turquía reaccionan contra la demanda de clausura del AKP propuesta por el fiscal jefe de la Corte de Apelaciones, Abdurrahman Yalçınkaya. Desde la UE y el Consejo de Europa han llegado también mensajes apelando a la separación a la separación de poderes y al respeto a la decisión que el pueblo turco hizo en las urnas en julio de 2007.

El coro de protestas de políticos, académicos y organizaciones civiles que surgieron cuando el fiscal jefe de la Corte Suprema de Apelaciones presentó el viernes una demanda de clausura para el partido gobernante, el AKP (Partido de la Justicia y el Desarrollo), han continuado ininterrumpidamente durante los días siguientes.

Eslovenia, que ostenta la presidencia temporal de la UE, emitió un comunicado hoy lunes diciendo que la separación de poderes entre el ejecutivo y el judicial es un principio fundamental de las sociedades democráticas que debe ser respetado.

\»La Presidencia expresa su esperanza de que esta cuestión será resuelta según los más altos principios democráticos, respetando las preferencias que los votantes turcos expresaron en las últimas elecciones parlamentarias\», dijo el comunicado. \»Esta cuestión no debería distraer la atención de las necesarias reformas relacionadas con el proceso de adhesión a la UE. La Presidencia de la UE seguirá muy de cerca el futuro desarrollo de este asunto\».

Otro que ha alzado su voz en contra de esta iniciativa ha sido el político social demócrata y antiguo primer ministro alemán, Gerhard Schröder, quien dió una dura respuesta al intento de clausura del AKP: \»Este caso no es sólo una iniciatia golpista desde arriba, sino también una deshonrosa acción contra el deseo de la nación turca. Todo el mundo debería saber que intentar hacer retroceder la democracia acabará en fracaso. El pueblo turco eligió al gabinete de Tayyip Erdoğan por mayoría. El presidente turco, que goza de gran estima entre la comunidad internacional, fue elegido también de forma democrática\».

Refiriéndose a una pregunta acerca de los posibles efectos de esta acción en la adhesión de Turquía a la UE, Schröeder dijo: \»Pienso que el caso revelará abiertamente que el Primer Ministro Erdoğan está intentando valientemente mostrar la importancia del proceso de democratización. El Primer Ministro Erdoğan es quien más ha acercado a Turquía a la UE. Ninguna otra autoridad en Turquía tiene la capacidad de hacer esto. La UE se dará cuenta de que Erdoğan debería ser apoyado ahora más que nunca\», dijo Schröder.

Por su parte, el Primer Ministro turco, Recep Tayyip Erdoğan, dijo ayer domingo durante un mitin del partido en la provincia de Şanlıurfa (al sureste del país) que no hay absolutamente ningún vínculo entre el AKP y el fundamentalismo religioso, en respuesta al intento del fiscal jefe de clausurar el partido acusándolo de ser una amenaza al régimen secular en Turquía. \»La distancia entre el AKP y el fundamentalismo y la violencia es la misma que la que hay entre la noche y el día, la tierra y el cielo, y la mentira y la verdad\», dijo Erdoğan durante un encuentro de representantes del AKP. \»Nuestras declaraciones y nuestras acciones son claras\», dijo. \»Nuestro camino y nuestra política son bastante claras. Al igual que hemos hecho hasta ahora, continuaremos trabajando para alcanzar los ideales de la República que son un estado de derecho democrático, secular y social\».

Erdoğan dijo que aquellos que apoyan los movimiento para clausurar el partido piensan que Turquía merece una democracia de tercera clase. \»Lo que les preocupa es el deseo de la nación y la soberanía nacional, no el AKP\», dijo Erdoğan. \»A quien están haciendo daño es a la democracia y al estado de derecho, no al AKP\».

Erdoğan, que ya ha manifestado en anteriores ocasiones con duras declaraciones su voluntad inquebrantable de seguir adelante con las reformas en el país, declaró además: \»Nuestro camino y nuestra línea están muy claros. No nos desviaremos de este camino. Estoy señalando a aquellos que están celebrando esta iniciativa: no podréis encontrar un lugar para vosotros. Aquí está la nación, en las plazas, en las calles. La gente tomará la decisión. Esta es la única solución en democracia. Esta es la república, y esta es la comunidad de la república. Tendréis que respetar eso\».

Por otro lado, la principal organización de empresarios de Turquía, la TÜSİAD (Asociación de Industriales y Empresarios de Turquía), declaró que cerrar un partido no es una solución en las democracias modernas. TÜSİAD dijo que anteriores clausuras de partidos en el pasado han creado interrogantes sobre Turquía, y que es inaceptable cerrar partidos en la democracia turca. TÜSİAD emitió un comunicado sobre la demanda legal para clausurar el AKP diciendo: \»Es inaceptable en términos de la democracia turca que los partidos políticos, que son parte indispensable de la vida democrática, afronten demandas de cierre a pesar del porcentaje de votos a favor que reciben de la gente\».

Desde el gobierno, el Ministro de Asuntos Exteriores Ali Babacan hizo también comentarios sobre el caso diciendo que la demanda es un ejemplo de \»anacronismo\», de algo que está fuera de lugar en el contexto actual. El Ministro de Justicia, Mehmet Ali Şahin, quiso dar también un mensaje a aquellos que esperaban ver el caos hoy en los mercados financieros diciendo \»Este lunes es igual que el lunes anterior. No hay necesidad de preocuparse. El gobierno sigue trabajando. Estamos llevando a cabo nuestros objetivos. El pueblo turco quiere que trabajemos. La estabilidad política, obtenida finalmente tras largos años, continuará\». Aun así, la bolsa cayó hoy un 7% en Istanbul, empujada por el revuelo político en casa y también por la tendencia global a la baja de los mercados bursátiles. Hasta ahora Turquía había resistido bastante bien los últimos vaivenes económicos a causa de la crisis financiera en EE.UU.

Desde el propio AKP, el antiguo portavoz del Parlamento Turco y también miembro fundador del partido, Bülent Arınç, uno de los 71 cargos para los que el fiscal jefe Abdurrahman Yalçınkaya pidió también la inhabilitación política en su demanda, dijo en un comunicado: \»Esta acusación es muy débil. Es el producto del odio y el rencor\», añadiendo que esta intentona haría que el porcentaje de votos del AKP en las próximas elecciones se incrementase hasta el 70%. También el vice presidente del AKP, Egemen Bağış, declaró ayer domingo sentirse \»orgulloso\» de estar incluido entre las 71 personas señaladas por el fiscal en su acusación, e hizo énfasis en lo absurdo de las acusaciones diciendo: \»A lo largo de toda mi vida, he defendido el estado secular en Turquía\».

También Haluk Özdalga, diputado del AKP por Ankara y que se unió al AKP tras una larga carrera política en partidos socialdemócratas, pidió el sábado la dimisión del fiscal jefe Abdurrahman Yalçınkaya. \»El Señor Fiscal debería dimitir. Y además, debería iniciarse un proceso legal contra él. El período de los golpes militares en Turquía ha terminado. Y con toda seguridad, el período de los golpes \»legales\» desde el poder judicial también terminará\», dijo en un comunicado Özdalga, que es además un experto en leyes.

Pero las protestas contra la demanda de clausura también han llegado desde políticos fuera del AKP. Entre ellos, Ufuk Uras, único diputado en el Parlamento del Partido de la Libertad y la Democracia (ÖDP), dijo que sospechaba que podría haber razones para que la demanda haya llegado poco después de que la policía desentrañara una organización criminal -Ergenekon- con vínculos con el ejército que aparentemente estaba trabajando para preparar el terreno para un golpe de estado en 2009. Hasta ahora, aproximadamente una decena de partidos de todo el espectro político turco se han pronunciado abiertamente en contra de la iniciativa del fiscal jefe de Turquía.

Por su parte, el líder del Partido del Movimiento Nacional (MHP), Devlet Bahçeli, propuso el sábado cambiar la constitución para hacer más difícil la clausura de partidos políticos. Bahçeli sugirió hacer una enmienda para que un partido pudiera ser clausurado sólo mediante el voto unánime de la Corte Constitucional. En la actualidad, es suficiente con que 7 de los 11 miembros de la corte voten a favor para clausurar un partido político.

El CHP, uno de los principales partidos de la oposición en el Parlamento de Turquía, es hasta ahora el único que no ha protestado abiertamente contra el intento de cerrar el AKP. Ni el partido ha emitido un comunicado oficial al respecto ni su líder, Deniz Baykal, ha querido pronunciarse al respecto, si bien ha habido declaraciones de algunos miembros del CHP -algunas atribuidas al propio Baykal- en las que se limitan a decir que el fiscal jefe está en su derecho de presentar la demanda, o que \»Europa no debería inmiscuirse en los asuntos internos de Turquía\», haciéndose incapié una vez más en la supuesta amenaza que representa el AKP para el secularismo en Turquía.

Finalmente, un gran número de organizaciones civiles han expresado su apoyo al AKP y condenado el intento de clausurarlo. Ayer domingo, el Sindicato de Personal de Educación (Eğitim Bir Sen) y la Asociación de Derechos Humanos y Solidaridad con los Pueblos Oprimidos (MAZLUM-DER), junto con varios sindicatos y académicos, se unieron a las múltiples voces condenando la iniciativa del fiscal jefe de Turquía.

EL AKP fue elegido en julio del año pasado con cerca del 47% de los votos, un resultado histórico en Turquía. La demanda presentada por el fiscal jefe Abdurrahman Yalçınkaya llega tras una reciente iniciativa del AKP para cambiar la Constitución, en la que se acababa con la prohibición de que las mujeres que usan el velo islámico (llamado \»türban\» en Turquía) pudieran acudir a las universidades del país ataviadas con él, una iniciativa que fue aprobada en el Parlamento pero que recibió severas críticas en su día de Yalçınkaya. La acusación presentada ante la Corte Constitucional acusa al AKP de haberse convertido en \»un punto central de actividades anti-seculares\». Si la Corte decide aceptar el caso, algo que decidirá en los próximos días, el AKP tendrá un mes para preparar su defensa inicial. Tras un período de argumentaciones legales por ambas partes, los 11 miembros que componen la Corte Constitucional votarán el veredicto. Se requiere que al menos siete de los once miembros voten a favor para clausurar el AKP.