Se confirman diez muertos por el incendio de un ferry frente a las costas de Grecia

El lunes concluía el rescate de los últimos pasajeros a bordo del “Norman Atlantic”, mientras las autoridades italianas investigan si hubo negligencia en el naufragio.

La cifra de víctimas por el dramático incendio sufrido el domingo al sur del Adriático por un ferry de pasajeros que realizaba el trayecto entre el puerto griego de Patras y la ciudad italiana de Ancona se elevó a última hora del lunes a diez muertos, después de que las autoridades de ambos países localizasen más cuerpos. El primer ministro italiano Matteo Renzi daba por concluida la operación tras completarse la evacuación del resto del pasaje al mediodía del lunes.

La noticia de la confirmación de las últimas víctimas llega después de que el domingo se recuperara de las aguas el cuerpo de un hombre de nacionalidad griega de 62 años que falleció mientras luchaba por ser rescatado de las aguas en compañía de su esposa. Uno de los pasajeros de nacionalidad turca que viajaba a bordo del barco siniestrado había confirmado también a la prensa que había visto al menos cuatro cadáveres junto a él en un bote salvavidas, sin descartar que hubiera más víctimas. En este sentido, fuentes del ministerio de transportes italiano confirmaban a última hora del día que al menos 43 personas continuaban dadas por desaparecidas, por lo que no se descarta que la cifra de aumentos final aumente.

Teníamos en la lancha cuatro muertos, creo que dos hombres y dos mujeres. Los vi con mis propios ojos, estoy absolutamente seguro”, dijo el lunes a periodistas italianos el pasajero, uno de los más de cincuenta de nacionalidad turca que viajaba a bordo del “Norman Atlantic”, y que rehusó ser identificado. “Por desgracia muchas personas cayeron al mar. Vi a diez personas que estaban a bordo de un bote caer al mar, y no tengo ni idea de qué les ocurrió” explicó el superviviente, que tenía pensado pasar el Año Nuevo en Roma con unos amigos.

Hasta la mañana del lunes la marina italiana había confirmado únicamente una víctima mortal. El ministro de exteriores turco Mevlüt Çavuşoğlu confirmaba por su parte la evacuación por entonces de 13 de los pasajeros de nacionalidad turca, mientras el ministro de transportes Lütfi Elvan reconocía las dificultades de la operación, indicando que los equipos de rescate se habían tenido que enfrentar a “vientos de unos 40 nudos (75 kilómetros/hora)”. Además las autoridades turcas habrían establecido un centro de crisis en la Embajada de Turquía en Atenas para gestionar la ayuda y repatriación de los ciudadanos turcos afectados.

Las autoridades de Italia ya han iniciado una investigación por el accidente del ferry, cuyos propietarios o arrendatarios italianos podrían ser hallados culpables del naufragio si se demuestra que no se cumplieron los estándares de seguridad a bordo. Los relatos de los supervivientes hablan además de caos y falta de coordinación en el barco en medio de escenas de pánico, con botes salvavidas que no funcionaban y un personal que no sabía qué hacer y no prestó ayuda a los pasajeros.