Rusia deja en libertad a una activista turca de Greenpeace

Gizem Akhan era una de las tripulantes del \»Artic Sunrise\» cuando éste fue abordado por militares rusos durante una protesta de los ecologistas en aguas del Ártico.

Un tribunal ruso puso el jueves en libertad a la activista turca de la organización ecologista internacional Greenpeace, Gizem Akhan, tras pasar dos meses en prisión preventiva y después de pagar una fianza.

Akhan fue una de los 30 miembros de la organización de 18 países diferentes detenidos el pasado 19 de septiembre, después de que las fuerzas de seguridad rusas abordaran el barco Artic Sunrise en aguas del Ártico cuando llevaba a cabo una acción de protesta contra una plataforma petrolífera de Gazprom. Akhan formaba parte de la tripulación del navío, según informa la propia Greenpeace en su página web.

Las autoridades turcas han estado presionando a Rusia junto con otros muchos países para que libere a los activistas; el ministro de exteriores turco Ahmet Davutoğlu ha estado en contacto con Moscú, y llegó a escribir una carta personal a su homólogo ruso Sergei Lavrov en nombre de la propia Akhan pidiendo su liberación. Así mismo tres diputados del principal partido de la oposición en Turquía, el CHP, asistieron el jueves a la comparecencia de la activista turca de Greenpeace ante el tribunal de San Petersburgo que juzga su caso para mostrarle su apoyo.

Rusia encarcelo a los 30 activistas detenidos en septiembre a la espera de juicio tras trasladarlos desde la ciudad septentrional de Murmansk; los ecologistas se enfrentan a cargos que van desde piratería a vandalismo, lo que podría implicar penas de hasta 7 años de cárcel, si bien la fiscalía rusa ha tratado de suavizar los cargos en las últimas semanas por la presión de la comunidad internacional. En los últimos días se ha concedido la libertad bajo fianza a una veintena de los activistas de Greenpeace.