España, Pedro Sánchez

Pedro Sánchez anuncia que sigue al frente del gobierno de España

Pedro Sánchez ha anunciado este lunes su decisión de continuar como Presidente del Gobierno de España con el objetivo de trabajar sin descanso “por la regeneración de la democracia y el avance de los derechos y libertades”. Así lo ha asegurado durante una declaración en el Palacio de la Moncloa, en la que ha hecho hincapié en la necesidad de movilización de la sociedad contra lo que denomina la «política de la vergüenza» que España ha soportado durante demasiado tiempo.

Sánchez destacó que en la decisión de seguir en el cargo influyó el importante apoyo tanto de su partido como de la ciudadanía en general. Su reflexión se centró no sólo en su destino personal, sino en los valores sociales más amplios y en la visión del tipo de sociedad que España aspira a ser. En su comparecencia destacó además la importancia de un esfuerzo colectivo de la sociedad para limpiar la vida pública de calumnias y falsedades, que él percibe como alimentadas por un movimiento reaccionario a nivel mundial.

El Presidente del Gobierno también abordó en su comparecencia los recientes ataques contra su familia, en concreto las falsas acusaciones contra su pareja, Begoña Gómez, que un tribunal ha empezado a investigar. Sánzhez criticó estos ataques como indicativos de una degradación más amplia del discurso público, en el que las falsedades y el discurso del odio se normalizan a expensas de un debate racional y respetuoso.

En su discurso, sin presencia de medios de comunicación, Pedro Sánchez habló también de su dolor personal causado por la hostilidad política, pero reiteró su compromiso de superarla, haciendo hincapié en el respeto, la dignidad y la integridad del debate público por encima de los meros conflictos ideológicos. El aún Presidente del Gobierno de España pidió por último luchar contra la desinformación y una vuelta a un discurso basado en principios, advirtiendo de las consecuencias perjudiciales para la democracia si las falsedades y la crispación continúan sin control.