Nuevas revelaciones sobre el accidente de Guti

En un nuevo video emitido en la televisión turca, se ve al jugador español del Beşiktaş «Guti» en el momento de su detención tras el accidente que provocó en la madrugada del lunes.

Un nuevo video emitido ayer en la televisión turca en la que se ve al jugador español del Beşiktaş «Guti» en el momento de su detención tras el accidente que provocó en la madrugada del lunes, muestra cómo el ex madridista sí iba borracho e intenta agredir a la prensa.

El canal de televisión turco Star TV emitió el martes nuevas imágenes de lo sucedido tras el accidente que Guti sufrió en Estambul en la madrugada del domingo al lunes, tras salir a celebrar la importante victoria de su equipo frente al Bursaspor. En el video se ve cómo el jugador intenta agredir a un cámara y queda en evidencia que se encontraba en estado ebrio en el momento de su detención, justo después del accidente en el que colisionó contra un autobús urbano.

Cuando el cámara intenta grabarle, Guti se baja apresuradamente de su vehículo y se lanza a por el periodista gritándole en inglés «Don´t talk to me, eh!» («No hables conmigo»), mientras varios agentes y empleados del autobús que se encontraban en ese momento junto al jugador intentan detenerle diciéndole en turco «¡Guti, Guti, para!».

Éste video contradice la versión dada por el jugador tras el suceso -que colmó las portadas de los medios de comunicación en Turquía-, donde Guti negó ir borracho y haber dado una tasa de alcoholemia de 2,71 en sangre, y aseguró que sólo había bebido un poco en una cena y que había chocado con el autobús porque la calle era estrecha.

Las imágenes muestran sin embargo claramente que la vía (por la que testigos aseguran que Guti conducía en dirección contraria) tenía dos carriles en cada sentido e incluso estaba dividida por una mediana, y de hecho el jugador admite ahora que «a lo mejor» se había bebido algunas copas, aunque sigue cuestionando su positivo: «No sé si alguien puede dar 2,71» dijo en declaraciones a medios en España. Tras pagar una multa de algo más de 300 euros la tontería le ha costado 6 meses sin carné de conducir, pero su club por ahora ha decidido que no va a sancionarle.