Mueren 10 inmigrantes en Turquía al intentar escapar de la policía

A bordo del vehículo, que se estrelló contra un edificio al intentar huir el conductor de los agentes, viajaban 40 inmigrantes que trataban de cruzar ilegalmente la frontera con Grecia.

Una furgoneta en la que viajaba un grupo de inmigrantes ilegales se estrelló el miércoles tratando de escapar de un control de las fuerzas de seguridad en la provincia turca de Edirne, cerca de la frontera con Grecia, muriendo en el accidente al menos diez de sus ocupantes.

El siniestro se produjo en el municipio fronterizo de Meriç, situado junto al río del mismo nombre que separa Grecia de Turquía; según las informaciones publicadas en medios turcos, el conductor del vehículo perdió el control y acabó estrellándose frontalmente contra un edificio de la localidad.

La prensa turca informó que a consecuencia del choque 10 de los ocupantes murieron mientras que otros 30 resultaron heridos de distinta consideración, siendo trasladados a hospitales de la provincia.

El conductor trató de huir al darle los agentes el alto

Ekrem Canalp, gobernador de la provincia de Edirne, acudió en persona a inspeccionar el lugar de la tragedia. En un comunicado oficial, el gobernador confirmó las informaciones de que el conductor no se detuvo al ser advertido por los agentes de la gendarmería, que sospecharon del vehículo.

“El conductor del vehículo hizo caso omiso a la advertencia de los gendarmes, que le dijeron que se detuviese, e intentó realizar una maniobra rápida para escapar para acabar estrellándose contra una tienda”, declaró Canalp.

Edirne es una provincia de Turquía fronteriza con Grecia, por lo que muchos inmigrantes que tratan de entrar ilegalmente en territorio de la Unión Europea utilizan esta ruta y atraviesan el río Meriç (Evros, en griego). Muchos de ellos son devueltos a la fuerza por las autoridades griegas, a menudo desnudos y con signos evidentes de maltrato.