Muere un sargento turco en una emboscada del PKK en la frontera

Pese a los últimos incidentes, el gobierno turco anunciaba el martes su determinación a continuar con las negociaciones de paz, que según el líder del PKK estarían “en su fase final”.

Un militar turco fallecía a última hora del martes y otro resultaba herido en la provincia de Van, al este de Turquía, durante una emboscada llevada a cabo presuntamente por miembros del grupo terrorista Partido de los Trabajadores del Kurdistán (PKK).

En incidente tenía lugar en el distrito de Saray cerca de la frontera con Irán, cuando una patrulla del ejército que vigilaba la zona contra contrabandistas fronterizos fueron atacados súbitamente por militantes armados, que abrieron fuego contra los soldados provocando la muerte al teniente Emre As, para posteriormente huir del lugar.

Este suceso tiene lugar después de que el martes por la mañana un manifestante muriera y otros dos resultaran heridos en el distrito de Lice de la provincia de Diyarbakır, cuando simpatizantes del PKK se enfrentaron y llegaron a disparar contra un grupo de militares y miembros de la gendarmería turca que acudió a un cementerio de la zona a retirar, por orden judicial, una estatua erigida en honor a uno de los fundadores del PKK, Mahsum Korkmaz, muerto en 1986 durante un tiroteo con las fuerzas de seguridad turcas. Posteriormente simpatizantes kurdos de la organización armada protagonizaron protestas en varias ciudades por la retirada del monumento.

Negociaciones directas con Kandil

Pese a este incidente, el vice ministro turco Beşir Atalay afirmaba el martes durante una entrevista concedida al canal de noticias turco NTV que el gobierno estaba decidido a concluir el proceso de paz abierto tras las negociaciones iniciadas a finales de 2012 entre Ankara y el líder histórico del PKK, Abdullah Öcalan, quien hace sólo unos días declaraba que “los 30 años de guerra están en su fase final”, dando a entender la posibilidad de un próximo acuerdo para poner fin a la lucha armada que el PKK inició en 1984 para lograr sus fines políticos, y que desde entonces ha costado la vida de 40.000 personas.

A tal fin, Atalay aseguró que el ejecutivo del AKP estaba estudiando una nueva “hoja de ruta” que incluiría ampliar los contactos con Öcalan así como la posibilidad de poner en marcha negociaciones directas con los líderes del grupo armado que se encuentran en los campamentos que el PKK tiene en los montes Kandil del norte de Irak, fronterizos con el sureste de Turquía.