Los tártaros de Crimea consideran inútiles las sanciones de la UE contra Rusia

Los representantes de esta minoría étnica emparentada con los turcos, que boicoteó el referéndum independentista, temen por su futuro en una Crimea controlada por Moscú.

La minoría tártara de Crimea considera que la comunidad internacional se está quedando en las palabras a la hora de defender los derechos de Ucrania sobre la península de Crimea, y que las sanciones anunciadas por la Unión Europea no tendrán efectividad real para evitar que Rusia se anexione esta estratégica península del Mar Negro.

Así lo manifestaba el sábado el presidente de la Asamblea Nacional Tártara de Crimea, Refat Chubarov, en unas declaraciones recogidas por la agencia de noticias turca Anatolia. «Los líderes mundiales están hablando sobre los tártaros de Crimea, pero no están ayudando de la forma adecuada. He visto en directo la reunión (del Consejo de Seguridad) de Naciones Unidas. 12 de los 13 delegados realizaron discursos, pero sólo la mitad de ellos apoyaron a los tártaros de Crimea. Parece que todos esos discursos han sido inefectivos», explicó Chubarov.

El representante de la minoría tártara, que compone alrededor del 12% de la población de Crimea y que boicoteó el referéndum celebrado hace unos días sobre la integración en Rusia de esta república autónoma ucraniana, insistió en calificar de ilegal el «supuesto referéndum» convocado por las autoridades pro-rusas de la región, en el que presuntamente un 97% de los votantes aprobaron unirse a la Federación Rusa.

«Nosotros boicoteamos el referéndum, sólo 1.000 de los 185.000 tártaros de Crimea (con derecho a voto) acudieron a votar», afirmó Chubarov, denunciando además que esta minoría étnica se enfrenta ahora al dilema de mantenerse fieles al gobierno de Kiev arriesgándose a sufrir la marginación y persecución de Moscú, o aceptar su dominio sobre Crimea para no perder sus derechos y su propia ciudadanía.

Crimea fue parte del Imperio Otomano hasta su conquista a finales del siglo XVIII por parte del Imperio Ruso. Habitada históricamente en su mayoría por tártaros -un pueblo túrquico emparentado histórica, étnica y culturalmente con los turcos, y que profesa también el Islam sunní-, éstos fueron acusados por el régimen de Stalin de colaborar con los nazis y deportados masivamente en los años 40 hacia Asia Central, en un proceso en el que cerca de un millón de ellos murieron. Tras décadas de estigmatización y marginalización, se estima que actualmente quedan sólo unos 300.000 tártaros en Crimea.