La tierra no deja de temblar en la región de Estambul

Un nuevo terremoto pudo sentirse el jueves en toda la región del Mármara, incluyendo Yalova, Kocaeli y Estambul, 15 días después de que un seísmo casi 6 grados avivara el temor a un «Big One».

Un terremoto de 4 grados de intensidad en la escala Richter sacudió el jueves la provincia turca de Yalova, situada a apenas 80 kilómetros al sur de Estambul y en la sísmica región del Mármara, donde en las últimas semanas se han sucedido varios temblores que han llevado a la población y a los expertos a preocuparse por la posible inminencia de un «Big One» en la zona como el que en 1999 dejó más de 17.000 muertos.

Según informó la Agencia de Gestión de Desastres y Emergencias de Turquía (AFAD), el seísmo del jueves tuvo su epicentro frente a las costas de Yalova y se produjo a 10,66 kilómetros de profundidad bajo el fondo marino.

El terremoto, que pudo sentirse también en las provincias vecinas de Kocaeli y Estambul, fue seguido por otras dos réplicas de magnitud 3,2 y 3 grados en la escala Richter que se desataron en la misma zona, si bien no hubo que lamentar heridos ni daños materiales de importancia.

El pasado 26 de septiembre un potente terremoto de 5,8 grados desató el pánico en Estambul, donde causó daños a 473 edificios y provocó 34 heridos. El movimiento sísmico, que fue seguido por casi 200 réplicas de hasta 4,1 grados, se produjo sólo dos días después de que otro terremoto de intensidad 4,9 se hiciera sentir en la misma región. Ambos seísmos se desataron en la misma falla donde los expertos prevén que sucederá el próximo «Big One».