La policía turca intercepta 250 kg de explosivos para cometer atentados

Los explosivos habían sido traídos desde Siria por miembros del PKK y estaban listos para ser usados en 32 atentados con bomba, principalmente en grandes ciudades de Turquía.

Las fuerzas de seguridad turcas detuvieron a 5 sospechosos y se incautaron de casi 250 kilogramos de explosivos destinados a cometer decenas de atentados en el país, durante una operación llevada a cabo en la noche del miércoles en la provincia de Mardin, fronteriza con Siria.

Según informó la oficina del gobernador de la provincia en un comunicado, un total de 247,8 kilos de un material identificado como pentrita fueron localizados junto con otros dispositivos en el interior de una furgoneta que viajaba por la autopista Ceylanpınar-Kiziltepe, y que fue interceptada por las fuerzas de seguridad en torno a las 19:30 (17:30 CET) del miércoles.

La operación fue llevada a cabo a las afueras de la ciudad de Mardin después de recibirse informaciones de que una gran cantidad de explosivos traídos desde Siria por miembros del grupo terrorista PKK y de su filial siria, el YPG, iban a ser trasladados a varias provincias de Turquía para cometer atentados.

El gobernador de Mardin, Mustafa Yaman, confirmó a los medios el jueves que el material incautado estaba preparado para elaborar 32 bombas con las que cometer atentados terroristas, que tenían por objetivo principal las grandes ciudades.