La oposición turca recurrirá el referéndum constitucional ante el Tribunal de Estrasburgo

El líder opositor Kemal Kılıçdaroğlu, anunció el martes durante su ‘’Marcha por la Justicia’’ entre Ankara y Estambul que su partido, el CHP, presentará una apelación ante el Tribunal Europeo de Derechos Humanos.

El Partido Republicano del Pueblo (CHP), principal formación de la oposición en Turquía, recurrirá finalmente los resultados del referéndum sobre las enmiendas a la Constitución -que incluyeron la adopción para el país de un sistema presidencialista- ante el Tribunal Europeo de Derechos Humanos (TEDH) con sede en Estrasburgo, según anunció el martes el líder del partido, Kemal Kılıçdaroğlu.

Kılıçdaroğlu, de 68 años, celebró el martes una conferencia de prensa durante el 20º día de la llamada “Marcha por la Justicia” lanzada por el partido el 15 de junio para recorrer los 425 kilómetros que separan Ankara de la prisión de Maltepe, a las afueras de Estambul, donde cumple condena el diputado del CHP Enis Berberoğlu tras ser sentenciado a 25 años de prisión por revelar secretos de Estado al diario Cumhuriyet: un recorrido que tiene previsto concluir el viernes y que ha recibido críticas del gobierno y de los nacionalistas del MHP, pero que apoyan los nacionalistas kurdos del HDP.

Volviendo acusar de ilegitimidad a la consulta celebrada el 16 de abril, en el que el “Sí” a las reformas constitucionales se alzo con la victoria por un estrecho margen de sólo el 51,4% de los votos, el líder opositor turco firmó en público la demanda que su partido presentará ante la Corte de Estrasburgo.

“Debo decir tristemente que el referéndum se ha vuelto ilegítimo debido a la decisión de la Junta Suprema Electoral (que a finales de abril validó los resultados), que ha perdido su legitimidad en gran parte. Ahora hemos preparado nuestra petición, estamos apelando ante la Corte Europea de Derechos Humanos. Estoy poniendo mi firma aquí y ahora, y las peticiones serán enviadas hoy”, dijo Kılıçdaroğlu desde la ciudad de İzmit, a unos 100 kilómetros al sureste de Estambul.

Mahir Ünal, portavoz del partido gobernante AKP, insistió sin embargo el martes en que la decisión de la Junta Suprema Electoral (YSK) había sido “final y clara” y acusó al CHP de intentar crear una “crisis de legitimidad” con sus acciones, después de que el Consejo de Estado –el máximo órgano administrativo de Turquía- rechazase también la apelación del CHP.

Quieren ser parte de una política que se alimenta de los problemas, creando discusiones y crisis”, dijo Ünal durante una conferencia de prensa, en la que se mostró confiado en que el TEDH rechace la apelación del partido de Kılıçdaroğlu sobre la base de que carece de jurisdicción y competencias en el asunto, tal y como ha hecho en casos similares en el pasado.

Por su parte el primer ministro Binali Yıldırım, durante un acto de inauguración de una carretera en Estambul, añadió leña al fuego al afirmar que con la marcha organizada hacia Estambul el CHP le está haciendo el juego a grupos terroristas como el PKK o FETÖ, siglas por las que las autoridades turcas designan al movimiento religioso dirigido por Fethullah Gülen al que gobierno y oposición responsabilizan de estar detrás del intento de golpe de Estado del que el próximo 15 de julio se cumple un año. “Ellos (el PKK y FETÖ) están aplaudiendo… Esta marcha no es una marcha de justicia, es una marcha de negligencia”, afirmó Yıldırım.

En similares términos se expresó el vicepresidente del AKP, Nurettin Canikli, durante una entrevista concedida el martes a la cadena CNN Türk: “Esa marcha no va a dar fuerza al CHP. Fuerzas marginales se han unido a ella y continuarán haciéndolo; los grupos terroristas saldrán a las calles, es algo ovio. Este tipo de ambiente es una oportunidad de oro para ellos”, insistió Canikli.