La ONU acusa al régimen sirio de crímenes de guerra en Madaya

Ban Ki-Moon, que habló de “escenas que sobrecogen el alma” en esta ciudad bajo asedio de las fuerzas de Assad y Hezbolá, denunció el uso de la hambruna como arma de guerra por parte del régimen sirio.

El secretario general de las Naciones Unidas, Ban Ki-Moon, acusó el jueves al gobierno sirio de cometer crímenes de guerra en la ciudad de Madaya, sometida a un terrible asedio desde hace más de tres meses, al utilizar la hambruna como arma bélica para forzar la rendición de la ciudad, en poder de fuerzas de la oposición.

“Déjenme ser claro: el uso de la hambruna como arma de guerra, constituye un crimen de guerra. Todas las partes del conflicto, incluyendo el gobierno sirio que tiene la principal responsabilidad de proteger a los sirios, están cometiendo este y otros atroces actos que están prohibidos bajo las leyes humanitarias internacionales”, declaró Ki-Moon a los periodistas desde Nueva York.

Las palabras de Moon se produjeron después de que el personal de ayuda humanitaria de las Naciones Unidas que consiguió llegar a última hora del lunes hasta Madaya para entregar mantas y alimentos a los 42.000 habitantes, que soportan desde hace 200 días un implacable asedio por parte de las fuerzas de Assad y las milicias chiíes de Hezbolá aliadas del régimen sirio, denunciasen “historias horribles” encontradas a su llegada a esta localidad situada a las afueras de Damasco. Un segundo convoy humanitario entró el jueves a Madaya, donde un kilo de arroz supera los 100 euros y muchos habitantes se alimentan ya únicamente de agua con sal.

“Los equipos (de ayuda humanitaria) de la ONU han sido testigos de escenas que sobrecogen el alma: ancianos y niños, hombres y mujeres, que eran poco más que piel y huesos. Delgados, seriamente malnutridos… tan débiles que apenas podían andar, y completamente desesperados por el más pequeño bocado (de comida)”, declaró Moon.

El secretario general de la organización añadió que cerca de 400.000 personas se encuentran actualmente sometidas a distintos asedios en Siria: cerca de 200.000 en áreas bajo control del Daesh, otras 180.000 en ciudades asediadas por el régimen sirio y sus aliados, y aproximadamente unas 12.000 en zonas bajo control de las oposición a Assad. “En 2014, la ONU y sus asociados pudieron entregar alimentos a cerca del 5% de la población (siria) en zonas bajo asedio. Hoy, estamos llegando a menos del 1%”, subrayó.