El ejército israelí realiza disparos de advertencia contra Siria

Tropas israelíes abrieron fuego contra territorio sirio por primera vez desde 1973, después de que nuevos proyectiles de mortero sirio impactaran en los Altos de Golán, que Israel se anexionó en 1981.

 

Tropas israelíes abrieron fuego el domingo contra territorio sirio en la zona de los Altos del Golán tras los últimos incidentes fronterizos en lo que Israel calificó como una advertencia contra Siria por los disparos de artillería caídos en los últimos días en el lado israelí de la frontera.

«Hace poco, un proyectil de mortero impactó en un puesto de la IDF (Fuerzas de Defensa de Israel, o ejército israelí) en los Altos del Golán junto a la frontera entre Israel y Siria», declaró el ejército israelí en un comunicado público emitido el domingo. «En respuesta, soldados de la IDF hicieron disparos de advertencia hacia zonas de Siria», añadía la nota.

Se trata de la primera ocasión en que soldados israelíes abren fuego contra el ejército sirio desde 1973, según explicó la radio estatal israelí. En declaraciones hechas horas antes del ataque sirio, el primer ministro Benjamin Netanyahu advirtió que el ejecutivo hebreo seguía muy atentamente lo que estaba ocurriendo en la frontera con Siria y que todos los preparativos estaban listos para dar una respuesta militar adecuada en caso de un ataque.

El jueves tres proyectiles de mortero lanzados desde Siria impactaron en los Altos del Golán, que Israel arrebató a Damasco durante la Guerra de los Seis Días de 1967 y en la Guerra de Yom Kipur (1973), y que desde 1981 los administra como parte íntegra de su territorio debido a su alto valor estratégico y sus vitales recursos hídricos.

Tras el incidente del jueves el gobierno israelí ya había advertido a Damasco que Israel actuaría en consecuencia y en defensa de su territorio si se repetían incidentes de este tipo, que recuerdan a los que han venido sucediendo en la frontera entre Turquía y Siria en los últimos meses y que han llevado a máximos la tensión entre Ankara y Damasco, que comparten más de 900 kilómetros de frontera común.