La justicia turca pide revisar la condena al policía que mató a un manifestante de Gezi

Ahmet Şahbaz había sido condenado en septiembre a 7 años de prisión por la muerte en 2013 de Ethem Sarısülük, una pena que los familiares de la víctima consideraron demasiado leve.

La oficina del Fiscal Jefe de la Corte Suprema de Apelaciones de Turquía ha emitido un dictamen para revisar la condena de 7 años y 9 meses de prisión impuesta el pasado septiembre a Ahmet Şahbaz, el policía que disparó y mató en junio de 2013 a un manifestante durante las protestas por el Gezi Park.

Según informó el lunes la prensa turca, la fiscalía considera ahora que la sentencia emitida hace el 3 de septiembre de 2014 por la 6ª Corte Suprema Criminal de Ankara contra el agente resulta “insuficiente”, al entender que éste disparó de forma intencionada por lo que debería ser acusado de “asesinato premeditado”, y no de “posible asesinato premeditado” como había sido considerado hasta ahora.

Fue el 1 de junio de 2013 cuando Şahbaz disparó hiriendo en la cabeza a Ethem Sarısülük, un joven de 26 años que se manifestaba en la capital turca en solidaridad con los incidentes del Parque Gezi en Estambul, que falleció dos semanas después convirtiéndose en la tercera víctima de las protestas que recorrieron todo el país.

El policía, que fue arrestado 13 meses más tarde, había sostenido en su defensa que abrió fuego al verse acorralado por un grupo de manifestantes que le lanzaba piedras. Un video grabado sin embargo demostró que Şahbaz se separó del resto de policías antidisturbios y buscó el enfrentamiento directo con los manifestantes, a los que comenzó a golpear violentamente (puede verse pateando a uno de ellos en el suelo); al verse superado, fue cuando el agente sacó su arma y realizó tres disparos -dos de ellos al aire, y un tercero que impactó en la cabeza de Sarısülük- antes de salir corriendo del lugar.

Pese a rechazar el argumento de la defensa propia, la sentencia emitida en septiembre había dejado profundamente descontentos a los familiares y amigos de la víctima, que la consideraron demasiado blanda habida cuenta de que Şahbaz apenas tendría que cumplir cuatro años en la cárcel. Ya anteriormente, el rechazo por parte del tribunal de Ankara que juzgaba a Şahbaz del ingreso en prisión del policía había desatado violentas protestas de familiares y simpatizantes de Sarısülük.

“Ethem Sarısülük ha sido asesinado hoy de nuevo”, declaró en septiembre el abogado de la familia tras el veredicto, que consideró como una “recompensa para los asesinos”.