inflación, precios en alimentación

La inflación creció por debajo de lo esperado en septiembre

Los precios en Turquía crecieron en septiembre un 11,75%. Las principales subidas de precios se registraron en los bienes y servicios, la salud y la alimentación.

La inflación creció por debajo de lo esperado el pasado mes de septiembre en Turquía, donde los precios aumentaron un 11,75% en comparación con el mismo mes del año pasado, según los últimos datos publicados este lunes por el Instituto Estadístico Turco (TÜİK).

De acuerdo al informe presentado hoy por el organismo estadístico oficial de Turquía, la inflación se redujo ligeramente -un 0,02%- con respecto al mes anterior, agosto, cuando los precios sufrieron un incremento del 11,77%.

El mayor incremento de los precios en septiembre con respecto al mes anterior se dio en los bienes y servicios, que sufrieron un repunte del 25,17%, apunta TÜİK; le siguieron la salud (15,09%) y los alimentos y bebidas no alcohólicas (14,95%); por contra, la principal reducción en los costes tuvo lugar en las bebidas alcohólicas y el tabaco, donde los precios disminuyeron un 0,68% en comparación con agosto.

Los datos de inflación presentados este lunes son mejores sin embargo que los presentados por los analistas; un sondeo realizado la semana pasada por la agencia de noticias turca Anatolia entre 14 economistas había arrojado un incremento medio de la inflación en torno al 12,20% en septiembre, mientras que otra estimación realizada para la agencia Reuters por 12 expertos en economía preveía un aumento de los precios en Turquía del 12,13% de media.

El nuevo programa económico presentado la semana pasada por el gobierno turco estima que la inflación alcanzará a finales de año el 10,5%. Para frenar la inflación y el aumento de los precios a causa de la rápida recuperación económica tras la pandemia, el Banco Central Turco anunció en septiembre por sorpresa un aumento de las tasas de interés de referencia en 200 puntos básicos hasta situarlas en el 10,25%: se trata de la primera subida de tipos de la entidad en cerca de dos años.