Estambul, Torre de la Doncella

La histórica Torre de la Doncella de Estambul reabrirá en 2023 como museo

Las autoridades de Turquía desmienten que el monumento, uno de los más famosos entre los turistas que viajan a Estambul, vaya a ser derribado.

La histórica Torre de la Doncella de Estambul, que actualmente está siendo sometida a unos grandes trabajos de restauración, reabrirá el próximo año 2023 como museo, según anunció hace unos días la Dirección General de Patrimonio Cultural y Museos de Turquía, que ha salido así al paso de los rumores divulgados a través de redes sociales en los que se aseguraba que el icónico monumento -uno de los preferidos por los turistas para hacerse selfies– había sido demolido.

“La Torre de la Doncella (Kız Kulesi, en turco) funcionará como museo y monumento con sus valores históricos y arquitectónicos intactos en 2023, en el 100º aniversario de la República Turca”, anunció la citada institución en un comunicado emitido el pasado 3 de septiembre. Actualmente la torre permanece oculta por varias lonas debido a las obras de restauración, que eliminarán varias estructuras de metal y hormigón añadidas en el siglo XX para que el edificio recupere si silueta original, formada por una muralla y una torre.

Imagen futura de la Torre de la Doncella de Estambul, una vez sea restaurada
Imagen futura de la Torre de la Doncella de Estambul, una vez sea restaurada (Fuente: web oficial)

“Expertos de dos universidades han informado que el ferrocemento utilizado en los muros de la torre tras el incendio de 1940, ya no es resistente frente a un futuro terremoto”, explicó la Dirección, añadiendo que los trabajos se centrarán especialmente en la cúpula construida sobre la torre; no obstante, también está previsto que se elimine la techumbre de metal que actualmente cubre parte de la muralla. La agencia añade que todos los trabajos llevados a cabo han sido publicados en la web oficial de la Torre, donde pueden verse imágenes del deterioro que sufría la estructura.

Llamada también Torre de Leandro, la Torre de la Doncella es una fortificación histórica construida sobre un pequeño islote situado en la entrada sur del Estrecho del Bósforo, a unos 200 metros de distancia de la orilla del distrito de Üsküdar, en Estambul. Su nombre deriva de una leyenda, según la cual fue construida por un emperador para evitar la muerte profetizada de su hija. En realidad, se cree que su origen es ateniense, aunque fue el Emperador bizantino Alejo I Comneno quien en 1.110 construyó en el islote una torre de madera protegida por una muralla de piedra, que más tarde albergó una guarnición durante la caída de Constantinopla en 1453.