La esposa del hombre más alto del mundo, atrapada en Siria

Sultan Kösen, que ostenta el Récord Guinness como el hombre más alto del planeta, ha pedido ayuda desesperada a las autoridades después de que su esposa, con la que se casó en octubre, no haya podido regresar a Turquía.

Sultan Kösen, el hombre de nacionalidad turca que ostenta desde 2009 el título del Libro Guinness de los Récords como el hombre más alto del mundo con 2 metros y 51 centímetros, ha pedido ayuda a las autoridades turcas en esta ocasión no por los problemas derivados de su altura, sino para ayudar a su esposa que se encuentra atrapada en Siria.

Kösen, oriundo de la provincia fronteriza de Mardin (en el sureste de Turquía), cumplió uno de sus sueños anhelados durante años al contraer matrimonio a finales de octubre del año pasado con Merve Dibo, una joven de 20 años de la ciudad siria de Hasaka.

Merve Kösen -al haber adquirido el apellido de su marido tras casarse- viajaba hace unos días a la ciudad siria de Qamishli -situada justo al otro lado de la frontera turca en Mardin- para asistir al funeral de su tío, pero desde entonces no ha podido regresar a Turquía debido al cierre del paso fronterizo de Nusaybin -en el lado turco de la frontera- por motivos de seguridad.

Su marido ha apelado al gobernador de Mardin, Mustafa Taşkesen, para que le ayude a que la mujer pueda regresar a Turquía. «No puedo vivir sin ella«, fue el mensaje que le transmitió Kösen al gobernador, al que aseguró que si su esposa no puede regresar al país, él está dispuesto a marcharse a Siria con ella.

Toda una declaración de amor para un hombre que cuando se casó hace unos meses afirmó haber encontrado «al amor de mi vida», y que en su día llegó a protagonizar un documental titulado «El hombre más alto del mundo: en busca del amor», después de confesar años que uno de sus mayores deseos era casarse.