La erupción en Islandia colapsa los aeropuertos de Europa

La enorme nube de cenizas provocada por la erupción de un volcán islandés y que se ha extendido por Europa paralizó el viernes más de la mitad del tráfico aéreo del continente.

La enorme nube de cenizas provocada por la erupción de un volcán islandés y que se ha extendido por Europa paralizó el viernes más de la mitad del tráfico aéreo del continente, afectando incluso a Norteamérica y sin que los expertos sepan por el momento cuánto tiempo durará el fenómeno.
 
Ayer viernes sólo despegaron unos 12.000 vuelos de los 28.000 previstos en un día normal. El fenómeno también afectó al tráfico trasatlántico, ya que poco más de un centenar de los 300 vuelos previstos para el viernes entre Europa y América salieron hacia su destino.
Mientras, la nube de cenizas continúa moviéndose hacia el este y sureste de Europa, obligando a permanecer cerrados por lo menos hasta el sábado los espacios aéreos de Reino Unido, Bélgica, Dinamarca, Estonia, Finlandia, Holanda, Hungría y Polonia. Los aeropuertos del norte y este de Francia también han permanecido cerrados y así seguirán por lo menos hasta primera hora del sábado, en función de las previsiones metereológicas. Otros países afectados por los cierres de aeropuertos son Alemania, Austria, Bulgaria y la República Checa.
La nube parece dirigirse ahora hacia el norte de Italia, si bien España y el resto del sur de Europa parecen haberse librado de la nube volcánica, al menos por el momento. Las autoridades comunitarias informaron que de cumplirse las previsiones, este sábado la nube afectará a Suiza y el norte de Italia, Rumanía, Hungría, Eslovenia y Croacia, continuando su progresión hacia Europa Oriental. Curiosamente, uno de los pocos países de Europa donde el tráfico aéreo operaba ayer con normalidad era Islandia, gracias a que los vientos dominantes alejaron en dirección contraria las poderosas columnas de humo procedentes de la erupción del volcán situado bajo el glaciar Eyjafjallajokull, que entró en erupción explosiva el pasado miércoles.
 
Los expertos dudan sobre la duración del fenómeno, pero algunos recuerdan que la última vez que el volcán del glaciar Eyjafjallajokull entró en erupción (hace casi dos siglos), la erupción duró desde diciembre de 1821 hasta enero de 1823: es decir, más de un año, con los graves perjuicios que eso acarrearía para el tráfico aéreo no sólo en Europa, sino en todo el hemisferio norte.
A pesar del cierre de aeropuertos, las autoridades polacas decidieron seguir adelante con la celebración de los funerales por el presidente Lech Kaczynski y su esposa, previstos para mañana domingo y a los que estaba previsto que asistieran delegaciones procedentes de todo el mundo.