La adhesión de Turquía a la UE, arma electoral en las elecciones al parlamento europeo

La cuestión de la adhesión de Turquía a la Unión Europea está siendo utilizada como arma electoral por los partidos en las elecciones.

La cuestión de la adhesión de Turquía a la Unión Europea, y más concretamente el rechazo a la misma, está siendo utilizada como arma electoral por los partidos que concurren a las elecciones al Parlamento Europeo esta semana, especialmente en países donde tradicionalmente ha existido un rechazo por parte de los partidos conservadores, como Alemania, Francia u Holanda.

«Es coherente decir a la gente en esta campaña para las elecciones europeas que no podemos dejar entrar a todo el mundo en Europa, en tanto que miembros de pleno derecho», declaró este mes la canciller alemana Angela Merkel junto al presidente francés, Nicolas Sarkozy. «Nuestra postura común es pues la siguiente: una asociación privilegiada para Turquía, pero no una adhesión plena y entera», dijo Merkel entonces.

También Sarkozy ha multiplicado en las últimas semanas sus declaraciones encaminadas a defender que el país musulmán, en negociaciones de adhesión desde 2005, no puede contar con un lugar en el seno de la Unión Europea. «Convendría iniciar desde ahora mismo con Turquía negociaciones para crear un espacio económico y de seguridad común», dijo el presidente francés, rechazando de este modo las negociaciones para la adhesión de Turquía que él mismo permitió continuar durante la presidencia francesa de la UE en el segundo semestre de 2008.

Para el eurodiputado verde holandés Joost Lagendijk, Nicolas Sarkozy y Angela Merkel «han calculado que emitir declaraciones fuertes contra la ampliación y en particular contra Turquía permitirá cosechar votos en las elecciones», dijo Lagendijk, quien lamentó que Ankara se haya convertido en el «chivo expiatorio» de los problemas de Europa.

Precisamente una de las razones que puede llevar a políticos como Sarkozy o Merkel es el rechazo que parecen mostrar algunas encuestas a la adhesión de Turquía a la UE. En un sondeo publicado en septiembre de 2008, una media del 67% de los europeos interrogados se mostraban contrarios a la adhesión turca, encabezados por los franceses (80%), alemanes (76%), belgas (68%) y holandeses (67%).

No es la primera vez que la cuestión turca sale a relucir durante una campaña europea para animar a los votantes y cosechar votos. En 2005, la oposición a la entrada de Turquía explicó en parte el rechazo francés al referéndum sobre la Constitución Europea. Según explica Lagendijk, desde hace varios años «la ampliación y Turquía se han convertido en un blanco fácil para ganar votos en Holanda», donde el diputado de extrema derecha Geert Wilders explota la cuestión esperando obtener algunos escaños en el Parlamento Europeo con frases como «no hay ningún partido que diga lo mismo que el mío: Turquía no debe nunca convertirse en miembro. Ni en cien años, ni en 10.000 ni en 100.000».

Unas declaraciones similares de un político belga originaron hace poco la protesta del embajador turco en Bruselas, Fuat Tanlay, que denunció «la caza de votos» que hacen algunos partidos políticos entre sus votantes durante las elecciones europeas a costa de Turquía.

«No creo que este tipo de declaraciones tenga un impacto masivo en los electores, pero los políticos piensan que les traerá algo positivo. Quizás es algo psicológico», afirma Amanda Akçakoca, analista del Centro de Política Europea, quien destaca que la ampliación de la UE o el ingreso de Turquía son «casi siempre utilizadas como instrumentos negativos». Así, en los países más favorables a la adhesión turca -como los de Europa del Este- los políticos «hablan de forma más positiva de la ampliación, pero no lo utilizan como un tema de campaña», explica Akçakoca.

Más candidatos turcos al europarlamento

Paradójicamente, el número de candidatos de origen turco que concurren a estas elecciones parlamentarias europeas ha aumentado con respecto a otras ocasiones. Precisamente es Alemania quien tiene el mayor número de candidatos turcos (7), entre los que se incluye Yaşar Bilgin, que concurre a las europeas por la Unión Cristiano Demócrata de Angela Merkel.

Bélgica se sitúa en segundo lugar en número de candidatos turcos, con 6 candidatos, incluyendo Mustafa Uzun, del Partido Popular Cristiano. Le sigue Holanda con 3 candidatos. Francia, Dinamarca e Inglaterra son otros países de la UE que también presentan en sus listas al menos un europarlamentario de origen turco.